Hasta 64% DTO Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Invierno cripto

De Kim Kardashian a Justin Bieber: el hundimiento de las criptomonedas atrapa a los famosos que las promocionaron

Tras ver como más de 2.000 millones de dólares se esfumaron en 2022, los inversores afectados por la caída del mercado de las divisas digitales denuncian a las celebridades que prestaron su imagen para blanquearlas

Modelos, deportistas, artistas y otras celebridades criticadas por promocionar las criptomonedas.

"No soy un experto, ni necesito serlo, porque con FTX tengo todo lo que necesito para comprar, vender y comerciar criptomonedas de forma segura". El pasado marzo, la estrella de la NBA Stephen Curry protagonizaba un anuncio en el que alababa a FTX e instaba a confiar en la que entonces era una de las mayores plataformas de intercambio de criptodivisas del mundo. Ocho meses después, la compañía se declaraba en bancarrota por un potencial fraude en la gestión de esos activos que arrastró a miles de inversores y, de la noche a la mañana, evaporó más de 8.000 millones de dólares de sus clientes.

El colapso de FTX y la caída en desgracia de su fundador, el joven empresario Sam Bankman-Fried, puso el punto final a un año negro para el lisiado mercado de las criptomonedas. En 2022, el sector ha perdido más de 2.000 millones, el valor de Bitcoin se ha desplomado casi un 63% y empresas prestamistas y fondos de cobertura se han desplomado. Los discursos prometedores sobre cómo apostar y hacerte rico en un día han dejado paso a una reacción de desconfianza que está torpedeando la nueva economía que parecía estar floreciendo. El barco se está hundiendo y los inversores han quedado atrapados.

Hace tan solo un año, todo tipo de celebridades prestaron su imagen para contribuir a normalizar el mercado de las criptomonedas, bombardeando a sus fans con mensajes motivacionales. "La fortuna favorece a los valientes", decía el actor Matt Damon en un épico anuncio de la plataforma Crypto.com. Si el hombre logró ir a la Luna, venía a decir, los "mortales como tu y yo" también pueden forrarse invirtiendo en criptos.

Entonces, deportistas de élite como Andrés IniestaSerena WilliamsFloyd Mayweather Jr. o Naomi Osaka; modelos como Kim Kardashian; cineastas como Spike Lee; intérpretes como Reese WitherspoonGwyneth Paltrow o Larry David, y artistas como Madonna Justin Bieber fueron algunos de los que se subieron al carro. Otros, como la entonces pareja formada por la estrella del fútbol americano Tom Brady y la modelo Gisele Bündchen, no solo participaron del blanqueo, sino que también pasaron a ser accionistas de la fallida FTX. Incluso celebridades de Internet como el 'youtuber' Logan Paul han sido acusados de impulsar proyectos cripto fraudulentos.

Denunciar a las 'celebrities'

Con estos escándalos en primera página, el temor y el recelo han pasado a dominar el mercado. Ese clima ha llevado a los famosos a guardar silencio. Sin embargo, eso no está evitando que las demandas presentadas contra esas empresas también incluyan acusaciones contra ellos por haber incurrido en una supuesta "conducta engañosa".

"Eran genios de las relaciones públicas y el marketing, y sabían que un Esquema Ponzi –un tipo de estafa piramidal– tan masivo solo podía tener éxito con la ayuda y promoción de las celebridades y personas influyentes más famosas, respetadas y queridas del mundo", explica David Boies, abogado que lidera una denuncia presentada en diciembre. Boies es conocido por haber representado al exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore en su impugnación de las elecciones presidenciales del año 2000 contra George Bush.

Cada vez más inversores buscan que se depuren responsabilidades por la promoción de activos financieros fallidos. Según advirtió la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos en 2017, que personajes famosos alienten al público a comprar criptomonedas "puede ser ilegal si no revelan la naturaleza, la fuente y el monto de cualquier compensación pagada, directa o indirectamente, por la empresa a cambio del endoso".

Sin embargo, probar la culpa de los famosos no es tarea fácil. El mes pasado, un juez federal de California desestimó una demanda colectiva contra celebridades como Kim Kardashian por inducir a la compra de EMax, una criptomoneda cuyo valor se disparó tras promocionarla en Instagram para desplomarse poco después. Sus impulsores se habrían embolsado millones de dólares en beneficios con esta presunta estafa, según ha destapado una investigación de la revista 'Forbes'. En octubre, la estrella de la telerrealidad aceptó pagar 1,26 millones de dólares para zanjar las acusaciones de que no había informado que cobró 250.000 por esa publicación, aunque no admitió haber cometido ningún delito.

Aún así, la acumulación de fraudes, proyectos fallidos por negligencia y pérdidas millonarias de los inversores está incrementando la presión para que el Congreso tome cartas en el asunto y ponga normas en un mercado tan desregulado como volátil.

Compartir el artículo

stats