Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sublinaje “Kraken” ya está en España: fue detectado en Cataluña recientemente

Hay otras dos secuencias que datan de noviembre en el País Vasco | Hallan otro linaje emparentado, el XBB.2, que contiene la mutación clave de la XBB.1.5 más otra adicional

Trabajadoras de un laboratorio de secuenciación del virus del COVID, en una imagen de archivo. | // FDV

Los “cazadores de variantes” confirman a FARO lo que era esperable: el sublinaje “Kraken” de ómicron, vigilado ya por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha sido detectado en España. Existe una secuencia reciente de la XBB.1.5 (apodada Kraken) en Cataluña y otras dos que datan de finales del pasado mes de noviembre en el País Vasco.

Así lo confirmó ayer el italiano Federico Gueli, que halló la subvariante que ahora domina en España (BQ.1 y su derivada BQ.1.1) y buena parte de Europa cuando solo había seis secuencias en las bases de datos genéticas del coronavirus. El árbol filogenético del SARS-CoV-2 puede consultarse en la base de datos GISAID, a la que aportan secuencias laboratorios de todo el mundo.

Además, a raíz de la consulta de este periódico, Gueli detectó circulando en España un sublinaje diferente aunque emparentado con Kraken, el XBB.2, que además contiene su mutación clave, la S:F486P, y una reversión adicional en la espícula viral: S: A83V. Este sublinajeambién circula en Dinamarca, según ha comprobado Gueli, quien lo propondrá para su denominación en el sistema internacional PANGO, encargado de la nomenclatura de los linajes virales.

La mutación S:F486P, que está apareciendo en varios sublinajes de ómicron, permite al coronavirus SARS-CoV-2 mantener el escape a la inmunidad por los anticuerpos generados por infección previa o vacuna, y además refuerza la afinidad por los receptores celulares ACE2, lo que permite una mayor transmisibilidad.

Mientras que esta nueva versión del sublinaje XBB.2 es novedad, cada vez se refuerza más la idea de que XBB.1.5 (Kraken) es el sublinaje de ómicron de mayor crecimiento desde la irrupción de esta variante en noviembre de 2021.

La OMS está monitorizando la propagación en Estados Unidos de Kraken, de la que hay indicios de que puede ser la subvariante más transmisible detectada hasta el momento, según explicó el miércoles Maria Van Kerkhove, responsable técnica de la OMS para el COVID. Todavía no hay pruebas de que esta subvariante sea más grave que otras, matizó. “No se trata solo de saber qué variantes están circulando, necesitamos que la comunidad global las evalúe, observe mutación por mutación, para determinar si alguna de estas son variantes nuevas que circulan en China, pero también en todo el mundo”, añadió Van Kerkhove.

Detectada originalmente en octubre de 2022, Kraken procede de XBB, que a su vez es un recombinante de dos sublinajes BA.2 (ómicron). Está en aumento en EE UU y en Europa y se ha identificado ya en 28 países. La OMS está siguiendo de cerca y evaluando el riesgo de esta subvariante e informará en consecuencia, confirmó el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Sin embargo, no parece que la OMS designe a XBB.1.5 como en su día hizo con alfa, beta, gamma, delta y ómicron. “XBB.1.5 merece la designación con una nueva letra griega”, defendió ayer el científico JP Weiland, uno de los referentes en la vigilancia de la evolución del virus. Otros investigadores coinciden en que la enorme diferencia genética entre Kraken y la ómicron original justifica esa nueva denominación.

Apodada informalmente como “Kraken” por el biólogo evolutivo canadiense T. Ryan Gregory, XBB.1.5 se ha asociado con un repunte de las hospitalizaciones en Nueva York, donde fue detectada por primera vez en octubre pasado, así como en otros estados del noreste de Estados Unidos.

Según el científico Tom Wenseleers, de la Universidad de Lovaina (Bélgica), la ventaja de crecimiento de Kraken “es clara, tanto en Estados Unidos (consistente en todos los estados) como en Europa”. Este prestigioso biólogo evolutivo cree “probable una ola de infección, con consecuencias en términos de hospitalizaciones probablemente similares a BQ.1”, actualmente dominante en España.

Ya en diciembre pasado la revista “Cell” publicó un estudio titulado “Propiedades alarmantes de evasión de anticuerpos de las subvariantes en crecimiento BQ y XBB del SARS-CoV-2”. En él, sus autores apuntaban que “presentan serias amenazas para las vacunas COVID-19 actuales, inactivan todos los anticuerpos autorizados y pueden haber ganado dominio en la población debido a su ventaja para evadir anticuerpos”. Kraken es una “nieta” de la subvariante XBB con una mutación clave que le permite aferrarse mejor a las células, lo que incrementa su transmisibilidad.

Compartir el artículo

stats