Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Historia

En Zamora, poltergeist a pie de calle

Un historiador e investigador monta la ruta 'Zamora Misteriosa' para descubrir al público los fenómenos paranormales y leyendas con un poso del más allá

Una panorámica nocturna de Zamora.

Enamorado de la historia de la capital y sus leyendas, medievales o no, de los milagros que se diseminan por algunas de sus iglesias, Álvaro Collantes realiza cada domingo una ruta por lo que denomina 'Zamora Misteriosa' que va más allá, en busca de enclaves en los que se han detectado fenómenos paranormales.

En esa lista, no podía faltar, explica el también historiador, titulado por la UNED de Zamora, una amplia explicación del “poltergeist” del portal número 1 de la calle de Hermanos Pinzón que vivieron en primera persona hace 40 años el inspector de Policía Nacional Vicente Merino y el párroco de la iglesia de San LorenzoLauro Nogal, quien tuvo que bendecir la casa, capítulo de esa historia más prosaica que recogió Iker Jiménez en un programa de Cuarto Milenio en 2015.

No faltó quien dio una explicación más realista a aquellos espíritus que supuestamente tiraron una servilleta a los pies del cura: los inquilinos iban a ser desahuciados. “Ahí está el debate”, declara este apasionado de este tipo de seudociencia tan atractiva para el común de los mortales.

En solo tres ediciones de este recorrido, casi el centenar de personas ha podido comprobar cómo suenan las psicofonías que acompañan algunos edificios de la ciudad, como el de la vieja cárcel de Zamora, donde la 'spirit vox' detecta esas “anomalías que interrumpen un ruido lineal, blanco, un corte con palabras”, a las que hay que poner empeño para descifrar el significado, admite el investigador que tiene su propio canal de YouTuber, 'Planeta Conspirativo'.

El historiador en el entorno de la Catedral.

Los grupos reducidos a 30 personas por el tipo de actividad pueden observar de primera mano el uso de varillas de radioestesia; el uso del péndulo con el que interrogar a los supuestos seres del otro espectro que recorren rincones como la iglesia de Santa María La Nueva, cuyo pollo, banco de piedra para sentarse, se cree que es un sepulcro en realidad, donde “hicimos preguntas con este sistema como si les molestábamos o si había hecho algo malo: el péndulo se fue al lado del “sí”. Son respuestas cortas”, explica Álvaro, que también lleva la misma iniciativa en la capital de Salamanca.

En la calle del Troncoso, el grupo se detiene para asistir a las mediciones y escuchar la semileyenda del siglo XVII sobre “una joven que se enamora de un chico que no le corresponde y elaboraba filtros para atraerle” con ayuda de una bruja. Lo que desconoce la joven es que está haciendo pactos con el diablo. “A las doce de la noche, hay un silencio en esa zona absoluto, se dice que porque la chica vaga por las calles en horas demoníacas, a las doce o las tres de la madrugada”.

La leyenda de los frailes de los conventos de dominicos y franciscanos que había en la capital, de la que den fe los archivos de Zamora, un grabado que representa la escena central de esta historia que habla del pacto que hicieron los religiosos para que quien muriera antes regresara a decirle al contarle lo que ha encontrado más allá.

Un grupo de personas escucha la leyenda de la Virgen del Tránsito.

“Zamora tiene muchas historias”, como la de la boa de la iglesia del Carmen en la calle de Víctor Gallego o la de la Virgen del Tránsito. Muchas misteriosas que han recogido estudiosos como Alberto Hernández en sus 'Leyendas de Zamora'; otras, avaladas por documentos del mítico Fernando Jiménez del Oso.

Un momento de la ruta "Zamora Misteriosa" en la Catedral.

Y otras que ha investigado el joven historiador por su cuenta, “vi que había material suficiente para hacer la ruta”, por lo que se puso en contacto con la empresa de Córdoba que puso en marcha un colaborador de Cuarto Milenio en ciudades de todo el país allá por 2013. “Existe una red que va creciendo, contacté con ellos y les propuse hacerlo primero en Salamanca, ya hace poco en Zamora”.

Cada domingo, los zamoranos y los visitantes pueden apuntarse en la página web de Zamora Misteriosa, rutas misteriosas.es, para adentrarse en esta especie de nave del misterio que discurre por el casco antiguo de Zamora y por aquellas otras zonas de la capital donde se cree que existen esas energías, espíritus o campos magnéticos que siguen acaparando la atención de muchos ciudadanos.

Ahí está la curiosa historia de la calle de los Herreros: un joven y una joven se conocen y se hacen amigos, él le deja la chaqueta para combatir el frío de la noche, la acompaña a casa, pero ella no le deja subir. Cuando el chico vuelve para verla, le dicen que muró hace años... ¿Era la joven un espíritu?

Compartir el artículo

stats