Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los peligros de la cicatriz estética

Solo uno de cada 10 médicos que efectúan cirugías estéticas son cirujanos plásticos | La Sociedad de Cirugía Plástica Estética y el Defensor del Paciente alertan de los riesgos de un profesional sin la especialidad

Un hombre se somete a una operación de párpados. | // JUAN CARLOS QUINTERO

Se llamaba Sara Gómez y tenía 39 años. A principios de este 2022, se conocía la noticia de su fallecimiento tras someterse a una operación de cirugía estética, una lipoescultura en Murcia, debido a las perforaciones sufridas en varios órganos vitales en la zona intestinal. La familia presentó una denuncia al entender que el médico que la operó era un cirujano cardiovascular y no especialista en cirugía plástica.

Según los datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética, recogidos por Medscape, nueve de cada diez médicos que efectúan cirugías estéticas en España no son cirujanos plásticos.

“No es una cifra exacta pero es lo que estimamos. Eso significa que solo uno de diez es cirujano estético. Es increíble”, critica la cirujana plástica Marina Margarita Novoa, de Nuestra Señora de Fátima-Vithas y Clínica Lepanto en Vigo.

“Asusta ese porcentaje. Y es de agradecer a los medios de comunicación que den visibilidad a este tema frente a la pasividad de las autoridades sanitarias competentes. Llevamos luchando años contra esto y nos damos contra un muro porque en España es legal que un licenciado en Medicina pueda realizar cualquier acto médico. Es increíble que cualquier especialista puede llevar a cabo cualquier intervención fuera de su programa formativo”, critica la facultativa.

Ante la pregunta de por qué no existe una legislación más estricta, Margarita Novoa se encoge de hombros: “Es lo que nos preguntamos nosotros. Supongo que no hay interés. Reconozco que es difícil tenerlo todo atado porque hay especialidades que se solapan. Por ejemplo, cierta enfermedad de la mano puede abordarla un traumatólogo o un cirujano plástico. Pero son cosas muy concretas, se podría legislar perfectamente”.

La doctora reconoce que “es un problema que cada día va a más”. Desde la Asociación del Defensor del Paciente, su presidenta, Carmen Flores, reconoce que también llevan pidiendo años una regulación. “Hay un vacío legal que no se subsana. Con la ley en la mano, no hacen algo ilegal. Entonces, hay pacientes que pueden mirar solo el precio de la operación sin fijarse en si es un especialista en cirugía estética”, añade.

“Hablamos –prosigue– de algo que no es banal. Cada uno, que haga lo que crea conveniente con su cuerpo pero con seguridad. Hay que sacar a la luz esta realidad para obligar al Gobierno a que cambie la ley y se debe hacer con urgencia. Se acerca el verano y las consultas para liposucciones y quitar tripa”.

Quien también ofrece su opinión en este asunto es la cirujana plástica gallega Marga Arnáiz, cuya consulta se encuentra en el hospital vigués Povisa. Esta facultativa detalla que “en teoría solo podrían realizar estas cirugías los profesionales que tienen el título vía MIR tras la especialización de cinco años en cirugía plástica reparadora y estética. Este es el título que te facilita el Ministerio de Sanidad cuando acabas la formación. La cirugía plástica solo la deberían realizar los cirujanos plásticos; pero hay otras técnicas que no implican cirugía dentro de la medicina estética (tratamientos con hilos tensores, rellenos, toxinas botulímicas). Son tratamientos dermocosméticos que no implican cirugía y no son una especialidad. Hay médicos generales y de otras especialidades que se hacen un curso para poder hacerlo”.

Reconoce que “hay médicos generales y de otras especialidades que se meten a hacer liposucciones, por ejemplo, sin el título oficial. Es intrusismo. Es como si yo, que soy cirujana plástica, me metiese a operar un tumor cerebral o un aneurisma de aorta. Lógicamente, es un terreno en el que no debo meterme y ni se me ocurriría hacerlo”.

Pero, ¿a qué obedece este intrusismo? “La cirugía plástica y estética ahora mismo es una especialidad que mueve mucho económicamente y la gente quiere sacar dinero a través de ahí. Éticamente es amoral”, subraya la doctora Marga Arnáiz, quien aconseja “contrastar bien quién te va a operar, qué formación tiene. Si vas a la página web de la Sociedad Española de Cirugía Plástica puedes ver los cirujanos plásticos con título oficial”.

Tanto esta cirujana como Margarita Novoa han notado en la pandemia un incremento importante de gente que se quiere operar estéticamente. “Ha habido un aumento importante de gente que se quiere operar. Ha habido mucha cirugía de los párpados porque es la parte de la cara que más se nos ha visto en estos dos últimos años. Además, el hecho de estar confinados en casa y ahorrar dinero al no salir tanto y no irse de vacaciones, ha hecho que mucha gente lo haya invertido en su aspecto físico”, reconoce esta doctora gallega.

Compartir el artículo

stats