El equipo del biotecnólogo gallego César de la Fuente, investigador de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), ha creado una nueva prueba de COVID-19 rápida y barata que funciona como un test de embarazo: cambia de color en caso de positivo; y ese color, además, indica la carga viral de la persona infectada. El trabajo ha sido publicado en la revista científica “ACS Nano”.

El científico gallego César de la Fuente. | // TYGER WILLIAMS

El ganador del Premio Fundación Princesa de Girona Investigación Científica 2021 destaca que el test cuesta solo 15 centavos de dólar (4,3 céntimos de euro) y tarda solamente 5 minutos en ofrecer resultados. Su bajo coste y rapidez permite un testeo continuo y barato, algo especialmente necesario en comunidades de bajos ingresos. “Todavía es un prototipo, pero estamos entusiasmados por crear soluciones asequibles para aquellos que más lo necesitan”, indicó De la Fuente en su cuenta de Twitter.

Denominado COLOR por sus siglas en inglés, se trata de un optodiagnóstico rápido, un biosensor colorimétrico fabricado con hisopos de algodón y nanopartículas de oro modificadas con la enzima convertidora de angiotensina humana 2, la conocida enzima ACE2, el receptor al que se adhiere la proteína espícula del coronavirus SARS-CoV-2 en las células humanas.

Según se explica en el resumen del estudio, el test detectó cargas muy bajas de partículas virales. Quizá lo más novedoso es que la intensidad del color del test positivo se correlaciona con el valor Ct (siglas en inglés para “umbral de ciclo”) de las pruebas PCR. Este valor Ct es inversamente proporcional a la carga viral detectada. Es decir, en una prueba PCR un valor Ct bajo indica una alta carga viral, puesto que se han necesitado menos ciclos de PCR para amplificar la muestra a un nivel detectable.

El funcionamiento de este test se evaluó mediante cien muestras clínicas nasofaríngeas y orofaríngeas (en la pared posterior de la garganta), y los resultados arrojados fueron de un 96% de sensibilidad, un 84% de especificidad y un 90% de precisión.

Junto a De la Fuente firman el estudio André Lopes Ferreira, Lucas Felipe de Lima, Marcelo Der Torossian Torres y William Reis de Araujo, del Machine Biology Group de la Universidad de Pensilvania.

No es la primera vez que este grupo de investigadores liderado por César de la Fuente crea un prototipo de test para el coronavirus. En mayo pasado presentó un método de diagnóstico rápido capaz de detectar el SARS-CoV-2 en solo cuatro minutos, con una precisión cercana al 90% y un coste inferior a los 4 euros (4,67 dólares). Y en julio anunció otro test rápido con electrodos de grafito (el material del que están hechas las minas de los lápices) que cuesta 1,26 euros.