Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia en guardia: reactiva restricciones en los concellos por los brotes entre jóvenes

Pontevedra, Vilaboa, Oia, Barro, Cambados, Poio, Vilanova, Cambre y Castroverde pasan a nivel medio | Sanidade atribuye la explosión de casos a los botellones y a la variante delta

Llegada de jóvenes procedentes de Palma, ayer en el aeropuerto de Santiago. |   // XOÁN ÁLVAREZ

Llegada de jóvenes procedentes de Palma, ayer en el aeropuerto de Santiago. | // XOÁN ÁLVAREZ

El comité clínico puso ayer freno a la desescalada al situar en el nivel medio de restricciones a nueve municipios, Pontevedra, Vilaboa, Oia, Barro, Cambados, Poio, Vilanova, Cambre y Castroverde; y en el alto a dos, Sarria y Carnota. La Consellería de Sanidade atribuye la “explosión” de casos a los botellones, al macrobrote originado en Baleares y a la variante delta, detectada por primera vez en la India y considerada hasta un 60% más transmisible que la alfa, originada en Inglaterra.

En Sanidade existe preocupación por una variante, la delta, cuyos efectos clínicos –recuerdan– no se conocen todavía bien, y por la “explosividad” de transmisión que causa. Ya en la mañana de ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, había advertido en Vigo que se endurecerían las restricciones y alertó de las consecuencias del “ocio descontrolado” , lanzando “un ruego”: “No hagamos botellones, son ilegales y un foco de contagio seguro”.

Fuentes de Sanidade han mostrado su preocupación por las aglomeraciones de los fines de semana en las principales ciudades gallegas, que según denuncian no han sido debidamente controladas por las respectivas policías locales.

En este sentido, en el departamento que dirige Julio García Comesaña sostienen que es más seguro el ocio circunscrito a los bares o incluso pubs y discotecas que el “descontrolado” en botellones, que aunque están prohibidos no suelen ser disueltos por las fuerzas policiales.

Así, se mantiene la fecha de apertura del ocio nocturno para mañana, 1 de julio, al considerarse que las pruebas piloto realizadas semanas atrás en seis locales gallegos garantizarían unas condiciones –distancia, mascarillas, aforo y ventilación– más seguras que las concentraciones de jóvenes al aire libre.

Con todo, se da la paradoja de que las medidas restrictivas están enfocadas precisamente en la hostelería, dado que los botellones ya están prohibidos y sin estado de alarma ni condiciones excepcionales no se pueden adoptar medidas –como el toque de queda– que limitan un derecho fundamental como es la libre circulación de personas.

En el nivel medio de restricciones, la hostelería tendrá el 50% de aforo en terrazas y 30% en el interior. Habrá una limitación de 6 personas en el interior y de 15 en las terrazas. No habrá límites de reuniones de personas en viviendas y espacios públicos.

En el nivel alto –solo se permite la hostelería en terrazas y al 50%– solo estarán Sarria y Carnota, donde en los últimos días brotes se registraron, respectivamente, brotes derivados de una comida familiar y de una concentración de jóvenes. El de la localidad coruñesa es de variante delta.

Tanto en el nivel alto como en el medio, el cierre de la hostelería está fijado en la 1 de la madrugada.

“Pido a los jóvenes que no hagan botellón y a las policías locales que los impidan”, reiteró ayer el presidente de la Xunta, que calificó estos actos de “ilegales desde el punto de vista de salud pública e irresponsables desde el punto de vista de los contagios masivos. Ha quedado acreditado en esta fiesta sorprendente que hubo en Mallorca”, recordó Alberto Núñez Feijóo.

El saldo gallego del macrobrote de Baleares aumentó ayer a 108 positivos. Los 6 nuevos casos corresponden al área sanitaria de Pontevedra, con 5, y a la de Vigo, con 1 más. Son datos actualizados a mediodía de ayer. Se espera que la cifra aumente.

El macrobrote de COVID-19 asociado a viajes de estudios a Mallorca se acerca en toda España a los 1.700 jóvenes afectados, bien por ser positivos o bien por tener que permanecer aislados, según la información difundida ayer por diversos departamentos de Sanidad.

Un joven de 18 años se encuentra ingresado en la uci del Hospital General Universitario de Elche desde el pasado jueves, 24 de junio. El Grupo de Investigación en Biología Computacional y Sistemas Complejos de la Universidad Politécnica de Cataluña señaló ayer que “la entrada en la uci de un joven con COVID-19 se produce típicamente en 1 de cada 1.000 casos”, por lo que “es totalmente esperable que en un brote de unos 1.000 jóvenes, uno necesite la uci”.

Todos los llegados de Baleares aceptan la PCR

El 100% de los jóvenes que aterrizaron ayer al aeropuerto de Santiago desde Baleares accedieron a participar en el cribado de COVID-19 organizado por Sanidade en el lugar, según informaron fuentes de la Consellería. En total se hicieron 86 pruebas PCR y hoy se conocerán los resultados. El avión procedente de Palma de Mallorca aterrizó sobre las 13,25 horas y, acto seguido, a todos los pasajeros –también los que no pertenecían al grupo de estudiantes– se les ofreció la posibilidad de tomarles una muestra para realizar un test PCR. La totalidad de ellos aceptaron, lo que contrasta con la baja participación de los cribados entre estudiantes de institutos de Pontevedra. La llegada de los estudiantes al aeropuerto se realizó en medio de una gran expectación y con presencia de numerosos medios de comunicación. Aunque rechazaron hacer declaraciones ante la prensa, algunos de los estudiantes sí se limitaron a confirmar que el trayecto había transcurrido “con normalidad”.

Galicia, fuera de la “nueva normalidad”

El repunte de contagios saca definitivamente a Galicia de la zona de “nueva normalidad” que marcan los 50 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada a 14 días. Este parámetro está ahora en 54,52, y ya el lunes se situaba en 50,97 casos. Los casos activos de coronavirus continúan aumentando en Galicia. Los datos de Sanidade, con registros hasta las 18.00 horas del lunes, indican un aumento en 72 del número de personas que están pasando la infección, que son ahora 1.579. Ayer fue la sexta jornada consecutiva con esta cifra al alza. Los contagios diarios se mantienen por encima de los 120, con 121, y continúan 52 pacientes hospitalizados debido al coronavirus. Descienden a 12 las personas ingresadas en UCI -dos menos- y aumentan a 40 las que permanecen en otras unidades –dos más–. Por áreas sanitarias, la presión hospitalaria desciende en las de Ourense y en la de Pontevedra y O Salnés; aumenta en las de A Coruña y Cee y Vigo; y se mantiene en las de Santiago y Barbanza, Ferrol y Lugo.

Doce gallegos aislados en Palma

Más de la mitad de los ciudadanos de Galicia llamados a vacunar tienen ya la pauta completa, al alcanzarse 1.207.097 inmunizados, que suponen el 51,09% de la población diana con el proceso finalizado, 33.375 más que la jornada anterior.

Son 12 los estudiantes gallegos aislados en Palma de Mallorca, según el Gobierno de Baleares. Estos estudiantes, que se encuentran en el Hotel Bellver, seguirán guardando cuarentena independientemente del resultado de las PCR y a pesar de que algunos de ellos aseguran que todo el grupo ha dado negativo. La gran mayoría son jóvenes que llegaron a la isla el pasado jueves, en un viaje de fin de curso organizado por su cuenta, y que a los dos días de estar en Mallorca fueron confinados, primero en sus hoteles y, posteriormente, en el Hotel Bellver. Son considerados contactos estrechos de personas contagiadas, por lo que cumplirán 10 días de cuarentena, independientemente del resultado de sus PCR. Algunas de las estudiantes gallegas confinadas en el Bellver aseguran que “todo el grupo” al que pertenecen ha dado negativo en las PCR y no fueron a ninguna fiesta, ni estuvieron en contacto con positivos. Caso distinto es el de un joven vigués que sí dio positivo, aunque el contagio fue detectado hace más de 10 días, y ha estado aislado desde el 17 de junio. La Fiscalía de Baleares se ha opuesto a que el juzgado ratifique la resolución del Govern balear en la que ordenó el confinamiento. El ministerio público considera que esas medidas no resultan plenamente justificadas ni proporcionadas de acuerdo con la legislación vigente por ser “sumamente restrictivas de derechos fundamentales y libertades públicas”.

Compartir el artículo

stats