Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de cada cinco efectos adversos de las vacunas contra el COVID es grave

Vacunación masiva en el IFEVI, entre pacientes de 50 a 59 años

Vacunación masiva en el IFEVI, entre pacientes de 50 a 59 años Pablo Hernández Gamarra

Los efectos adversos de las vacunas contra el SARS-CoV-2 se han convertido en una de las principales preocupaciones o temores de los españoles en los últimos meses. Los últimos datos señalan que una de cada cinco reacciones adversas notificadas en España fueron graves ya que requirieron o prolongaron la hospitalización de la persona vacunada o bien dieron lugar a una discapacidad significativa, bien pusieron en peligro la vida o resultaron mortales.

La Agencia Española del Medicamento recibe 24.491 notificaciones de reacciones | Más de 4.600 fueron de carácter severo

El organismo encargado de registrarlos es la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) que anotó hasta el 30 de mayo de este año un total de 24.491 notificaciones de acontecimientos adversos. De esta cifra, 4.659 (19%) fueron considerados graves.

  • El temor a efectos secundarios, principal motivo de los que rechazan vacunarse
    Un porcentaje minoritario de usuarios y trabajadores de residencias del área se niegan a ponerse la inyección contra el COVID

Se confirma además que la mayoría correspondieron a mujeres: ochenta de cada cien presentadas; y que el rango de edad con mayor incidencia fue el comprendido entre los 18 y 65 años de edad, el 88%, según la AEMPS.

Entre los diez principales efectos adversos notificados en España hasta el 30 de mayo, se situaron la fiebre, dolor de cabeza, mialgias (dolor muscular), dolor en la zona de vacunación, malestar, escalofríos, náuseas, fatiga, astralgia (dolor en las articulaciones), astenia (fatiga elevada con falta de energía), mareos, linfadenopatía (trastorno de los ganglios linfáticos con aumento del volumen o inflamación de los mismos).

Los porcentajes variaron según cada vacuna. Por ejemplo, las que causaron fiebre al mayor porcentaje de las personas con efectos adversos fueron la de AstraZeneca (al 57% de los que presentaron la notificación) y la de Moderna (50%). Le siguieron Pfizer (38%) y Janssen (29%).

En cuanto al dolor de cabeza, la que anotó el mayor porcentaje de casos fue la de AstraZeneca (a más del 40% de los casos); seguida de la de Moderna,Pfizer y Janssen.

Como curiosidad, la de Pfizer ha sido la que incluye el mayor porcentaje de casos de linfadenopatías, mientras que en las otras tres vacunas no figura entre los diez principales efectos adversos.

Respecto a los mareos, aparecieron entre las principales reacciones en las personas vacunadas con AstraZeneca y Janssen.

Porcentualmente, las vacunas que han provocado el mayor número de notificaciones fueron las de los laboratorios Moderna y AstraZeneca. Hasta el pasado 30 de mayo, en el caso de la Vazzevria (Astrazeneca) se facilitaron 4,9 millones de dosis en España y se notificaron 8.082 efectos adversos, lo que supone el 0,16%.

El mismo porcentaje se repite con Moderna. Se inyectaron 1,7 millones de dosis y hubo 2.850 notificaciones. La tercera vacuna en este especial podio fue la de Pfizer-BioNTech ya que las notificaciones de efectos adversos supusieron el 0,07% de las dosis administradas (18,4 millones).

  • “Hemos creado reticencia a las vacunas sin necesidad y en el peor momento”
    Un porcentaje minoritario de usuarios y trabajadores de residencias del área se niegan a ponerse la inyección contra el COVID

Por último, Janssen que es la vacuna que menos se ha administrado (387.802 dosis) contabilizó 89 notificaciones de efectos adversos, lo que supone el 0,02% del total de esa vacuna.

Los datos de las reacciones adversas se canalizan a través de la Agencia Española del Medicamento y FEDRA, Farmacovigilancia Española de Datos de la Sospechas de Reacciones Adversas.

¿Cómo notificar la reacción?

Ahora bien, ¿cómo hacer en caso de registrar un efecto adverso a la vacuna antiCOVID? En España, se puede realizar a través de los servicios médicos y de enfermería así como farmacéuticos o de forma personal. Es importante notificarlos ya que son analizados y “cuando se tiene seguridad de que pueden ser debidos a la vacuna, se incluyen en su ficha técnica y prospecto”, señala la AEMPS.

Este organismo explica que se deben notificar todos los efectos adversos pero especialmente los que no aparecen en el prospecto, los que son graves o si se contrae igualmente el COVID-19.

Si se opta por notificarlos personalmente hay que tener en cuenta que se van a pedir datos técnicos. Se debe entrar en la web www.notificaRAM.es. En esta página, primero, piden indicar sobre un mapa en qué comunidad nos encontramos. Después, hay que elegir la pestaña “notificación de ciudadano”. A continuación, se indican los datos personales (nombre, peso, altura, sexo, edad...).

En una nueva pantalla, preguntan si ha tomado otra medicación en los últimos tres meses (incluidas plantas medicinales). En la siguiente, ya pasan a preguntar qué tipo de reacción ha tenido, cuándo comenzaron los síntomas y cuándo finalizaron. Y, por último, llega indicar la dirección postal o correo electrónico para recibir la notificación.

notificaciones

Este es el procedimiento en España que contrasta con el seguido en otros países. Por ejemplo, en Australia, también ponen a disposición una web: ausvaxsafety.org.au. Pero, además, envían cuestionarios a los mails o de texto al móvil para preguntar por posibles efectos adversos. Hasta el 30 de mayo, dos tercios de las personas que respondieron indicaron no haber tenido reacción a la primera dosis de la vacuna de Pfizer. Tras la segunda dosis, el 40% aseguró no haber tenido efectos adversos.

En Estados Unidos, también se ofrece la web VAERS para notificar pero, a mayores, se puede descargar en el smartphone v-safe, una sencilla app para informar de las reacciones severas o leves.

Compartir el artículo

stats