Las luces del planeta se apagaron ayer –en muchas localidades gallegas también, como fue el caso de Vigo– para secundar la campaña impulsada por la ONG World Wide Fund for Nature (WWF) que llama a dar un respiro al mundo por 60 minutos.A las 20.30 horas de ayer y durante una hora, el ambiente se fundió a negro.

Se trata de la acción voluntaria mundial más grande a nivel global y tiene como objetivo concienciar sobre el cuidado de la naturaleza y aportar en la lucha contra el cambio climático y la degradación ambiental. Desde su primera versión en 2007, la campaña “La Hora del Planeta” se realiza el último sábado de marzo en la gran mayoría de los países.