Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La magnetoterapia estática, la última pseudoterapia desenmascarada

El dolor lumbar es uno de los más comunes

¿Quién no ha sentido dolor alguna vez? Según la encuesta nacional de salud e 2017, más del 50% de la población de más de 15 años había padecido algún tipo de molestia --de muy eleve a extrema-- en las cuatro semanas anterior al cuestionario. En España, la prevalencia del dolor crónico se sitúa en el 17,25% de la población. Se considera que "su importancia sanitaria puede estar infraestimada", lo que puede derivar en que la gente busque alternativas para paliarlo. Una que ha hecho fortuna en los últimos años es la magnetoterapia estática, también llamada imanterapia. Los aparatos para aplicarla se pueden comprar a golpe de clic, por entre 180 y 500 euros.

Sin embargo, su efectividad es nula y por tanto ha pasado a engrosar la lista de pseudoterapias del Ministerio de Sanidad. Una decisión que se sostiene en un informe --del que se extrae la cita anterior-- de Avalia-t, una unidad de asesoramiento científico-técnico de la Axencia Galega para a Xestión do Coñecemento en Saúde (ACIS). El estudio, que revisa y contrasta otras investigaciones anteriores sobre la materia, concluye que se ha comprobado la "ausencia del alivio del dolor" al comparar pacientes a los que se les aplicó la magnetoterapia frente a los que solo se les administró placebo. Con todo, los que hayan recurrido a ella tampoco deben preocuparse: no se han detectado efectos adversos, más allá de pequeñas erupciones cutáneas provocadas por los adherentes.

La imanterapia, que no está financiada por ningún servicio de salud público en España, consiste en la utilización de campos magnéticos generados por imanes u otros dispositivos magnéticos "con el objetivo pretendido de aumentar las capacidades regenerativas del cuerpo o para el control de diversos síntomas". Se utiliza, en particular, en casos de dolor crónico. De acuerdo con el informe de Avalia-t, su uso se estima en un 1% de la población española.

Los estudios que han sido revisados para elaborar este documento muestran la seguridad del uso de los imanes o dispositivos magnetizados (pulseras, brazaletes, rodilleras, muñequeras, etc.), ya que solo se han notificado lesiones leves como erupciones cutáneas. Sin embargo, los pacientes tratados con magnetoterapia estática y los que recibieron placebo (imanes desmagnetizados, que no generaban ningún campo magnético) no presentaron diferencias en la reducción de dolor de cualquier etiología (artrosis, dolor lumbar, síndrome de túnel carpiano, etc.).s responsabilidades.

El problema del dolor

Las principales causas de dolor crónico en España son el de espalda (60.53%) y el articular (40.21%). Los pacientes con dolor crónico consultan el sistema sanitario con más frecuencia, existe relación entre un mayor uso de recursos sanitarios y la gravedad del dolor. Este incremento también se refleja en el número de atenciones en Servicios de Urgencias y el tiempo medio de hospitalización. Según un estudio nacional de 2007, hasta el 22% de los españoles con dolor crónico pierden su puesto de trabajo y alrededor de un 8% sufren cambios en sus responsabilidades.

Compartir el artículo

stats