02 de noviembre de 2008
02.11.2008

Hardware gallego para Mariscal

Un vigués construye el equipo informático que creará el film de animación del ilustrador valenciano y Trueba

02.11.2008 | 02:17
El vigués Pablo Vieira se inició en el 3D a los 28 años. A sus 47, crea ordenadores.

Una historia de amor de dos músicos: Chico y Rita. Dos cubanos emigrados de su isla que viven el romance en el Nueva York de los años 50. El film de animación de Trueba y Mariscal propondrá un bolero de imágenes impregnado del calor de La Habana y del frío de la ciudad del Empire State Building.
En su estudio, hace apenas unos días, los animadores del film procedían a desembalar las que serán sus compañeras de trabajo durante los próximos dos años: 30 computadoras hechas a su medida, creadas expresamente para este proyecto. "Ni son ordenadores domésticos ni son estaciones de trabajo de ingeniería. Se encuentran en un punto diferente. Los fabricantes tradicionales no crean máquinas específicas para la animación. Hasta hace poco, sólo había una marca de Estados Unidos dedicada exclusivamente a este mercado. Nosotros seremos los segundos", explica Vieira, quien mucho tiempo atrás fue director de Bren Entertainment, la productora gallega (creadora de Pérez, el ratoncito de tus sueños, Cid, la leyenda o Gisaku).
La gracia de una marca
Vieira asegura que su fin no es convertir su empresa en una HP o IBM con miles o millones de ordenadores en serie. "Yo quiero crear algo bonito" ensamblando y componiendo contados ordenadores al mes bajo mi propia marca, Grok", tras cuyo nombre se desvela una historia de anécdotas que se remontan hasta la infancia.
"Mi idea era llamar a la empresa Gromek pero necesitaba algo más impactante. Este mundo del diseño y el cine es muy cool, muy pijo, así que pensando, pensando se me ocurrió abreviar Gromek pasando a llamarlo Grok", explica. La primera denominación, Gromek, partió de una expresión que usaban sus padres en los años sesenta cuando él era un niño. "Decían ´muchas gromek´ en lugar de muchas gracias a raíz de la película Un gramo de locura. En uno de los gags, se confunde Gromek con gracias y, por eso, se empezó a utilizar", recuerda Vieira quien ya piensa en su nuevo proyecto tras el de Mariscal.
"Estamos preparando -él con la ayuda de sus amigos-colaboradores Lucía Soto, Andrés Eguiguren, Pepe Jordana y Bruno Muniesa, entre otros- una serie de ordenadores para edición de cine en tiempo real", explica una persona que no aspira a amasar dinero "Mi idea es vivir en esta esquina del mundo (Galicia). Tengo 47 años y llevaba desde los 28 trabajando frenéticamente en el 3D -tres dimensiones- para publicidad y televisión. A los 30, me gustaba el estrés. Ahora, quiero que me divierta lo que hago".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine