Dieta de la sopa quemagrasas: así podrás adelgazar 8 kilos en una semana con este caldo

En sólo siete días conseguirás depurar tu cuerpo y perder peso en tiempo récord

R. V.

Si estás buscando perder peso en pocos días, las sopas quemagrasas pueden ser la solución que estás buscando. Antes de ponerte a perder peso es importante que acudas a un especialista que te aconseje los pasos que debes seguir para conseguirlo de una forma correcta y sin poner en riesgo tu salud, pero si quieres una opción rápida y saludable hay una dieta que es para ti.

La dieta de la sopa quemagrasas es una opción que te hará perder hasta ocho kilos en una semana. No es una dieta de larga duración. Solo podrás seguirla durante siete días y bajo ningún concepto puedes ampliar su duración. No es un plan de alimentación que sea demasiado difícil de seguir. Lo único que tiene que hacer es cumplirla a raja tabla y que la sopa sea tu alimento principal.

Se elabora a partir de una serie de verduras frescas que deberás hervir al vapor. Su secreto radica en que es una sopa hipocalórica con muy bajas cantidades de sustancias grasas e hidratos de carbono que se encarga de limpiar el cuerpo de impurezas.

Ingredientes:

  • Tomates de ensalada que se caracterizan por contener mucho potasio, cloro y fósforo.
  • Cebollas grandes, conocidas por su cualidad depurativa en el organismo. Al igual que los tomates, comparten el fósforo y potasio, y también contienen azufre y mucha agua. 
  • Un buen repollo o col, rico en potasio, azufre, calcio y sales minerales ácidas, combate los problemas de estreñimiento y mejora la salud de la piel. 
  • Pimientos verdes y rojos. Poseen importantes propiedades antioxidantes y mucha vitamina C. Además, también te ayudarán a sentirte lleno gracias a que imprimen una sensación de saciedad en el cuerpo y ayudan al estreñimiento.
  • Sal, la pimienta u otras especias como orégano, cúrcuma o albahaca para darle más sabor.

La sopa podrás tomarla a la hora que quieras y las veces que quiera. Puedes repetir si lo deseas pero sí que debes seguir estas directrices:

  1. El primer día solo tomaras la sopa combinada con alguna fruta baja en azúcar. Los expertos recomiendan acompañarla de fruta con propiedades diuréticas y bajas en grasa, como el melón o la sandía.
  2. El segundo y tercer día podrás acompañar la sopa con verduras cocinadas al gusto: al vapor, asadas o a la plancha. Se recomiendan las hortalizas de hoja verde, ricas en nutrientes. Esta vez no podrás comer nada de fruta, ni siquiera en zumo. El tercer día comeremos lo mismo que el segundo, pero en este caso le añadiremos alguna fruta o zumo natural.
  3. El cuarto día podrás incorporar algo de azúcar a tu cuerpo con entre tres y seis plátanos antes o después del caldo. Además, te mantendrán lejos de la tentación de comer dulces y hacer que tu objetivo se vaya al garete. También puedes beber leche desnatada y mucha agua. 
  4. El quinto día ya podrás comer algo de carne. Añadiremos a la sopa, que se debe de tomar mínimo una vez al día, hasta medio kilo de pollo sin piel o carne magra de vacuno. Es de vital importancia beber mucha agua para contrarrestar la entrada del ácido úrico con las carnes.
  5. El sexto día recuperaremos proteínas con carne magra de vacuno o pollo pero nunca frita.
  6.  El último día lo dedicaremos a limpiar nuestro intestino. Ningún alimento mejor para ello que el arroz integral y leche desnatada con salvado, avena o cereales integrales.