14 de agosto de 2019
14.08.2019

El paseo a Placeres suprime un carril de la autovía hasta la rotonda de la variante de Marín

El BOE publicó su licitación por 2 millones. Une la actual senda de la Avenida de Marín con la pasarela de las mariscadoras. El Concello prevé que esté rematada en un año

14.08.2019 | 02:50
Dos hombres pasean por la "pasarela de mariscadoras" de Placeres, con la que se enlazará el nuevo paseo, por un margen de la PO-11. // S.A.

El Boletín Oficial del Estado publicó ayer el anuncio de contratación de la senda peatonal entre Marín y Pontevedra, en el tramo entre Mollabao y Placeres. La Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, del Ministerio para la Transición Ecológica, adjudica este sendero con un valor estimado de 2.093.358,54 euros.

El proyecto consiste en la ejecución de un itinerario peatonal de más de dos kilómetros de longitud entre Pontevedra y Marín uniendo los tramos de paseo ya existentes: la pasarela peatonal que parte de Placeres hacia Pontevedra y el paseo ciclo-peatonal que parte de Pontevedra hacia Marín.

El trazado discurre por la línea de orilla del mar, por las carreteras PO-12 y PO-11. La titularidad de la primera de ellas ha sido cedida por el Ministerio de Fomento al Concello de Pontevedra, administración que ha puesto los terrenos a disposición del ministerio para la ejecución de las obras, tal y como se definen en el proyecto.

El trazado consta de dos tramos bien diferenciados. En el primero, de algo menos de 800 metros de longitud, se hará una pasarela peatonal de 2,5 metros de ancho, que da continuidad a la actualmente existente paralela a la PO-11, en la zona de Placeres. La pasarela será metálica y se apoya sobre pilotes hincados en el lecho marino.

Segundo tramo

En el segundo tramo, de algo menos de 1.250 metros, se dará continuidad al paseo que actualmente sale de Pontevedra en dirección a Marín por la PO-12. Para su ejecución se suprimirá el carril derecho de la calzada sentido Marín hasta el ramal del enlace con la PO-11, a partir del cual se continuará por los terrenos anexos al mar del trazado antiguo de la carretera (actualmente en desuso). El paseo tendrá una anchura de unos 4,5 metros disponiendo una senda peatonal y un carril bici.

Este tramo incluye además la ejecución de una glorieta y la modificación de un ramal del enlace con la PO-11, con todas las actuaciones de pavimentación, drenaje, alumbrado, señalización, balizamiento y defensas necesarias, según expone el ministerio.

La concejala portavoz del gobierno local, Carme da Silva, aseguró que el grupo de gobierno se "congratula" de la publicación de esta licitación, que de cumplirse los plazos establecidos podría estar hecha el próximo año, según indicó la edila nacionalista.

"Lo bueno es que después de muchísimo trabajo, después de muchísimo seguimiento de este proyecto, por fin vea la luz la ejecución de la obra con el procedimiento de licitación que abre el ministerio", indicó Da Silva, quien añadió que este proyecto implicó "muchísimo trabajo por parte del Concello".

En este sentido recordó que la Administración local tuvo que asumir la titularidad de la PO-12 para que la obra pudiera salir la delante y que, en la actualidad, los técnicos municipales están estudiando el tramo final, a la altura de O Cabo, en colaboración con el Ministerio de Fomento.

La publicación en el BOE abre el procedimiento al que podrán presentarse ofertas hasta el próximo 10 de septiembre. La obra cuenta con un plazo de ejecución de 9 meses.

Según el proyecto recibido en su día por el Concello de Pontevedra, se mantendrán los dos carriles de entrada a la ciudad, desde Marín, y se acondicionará el tramo antiguo de la carretera, paralelo a la glorieta elevada de Celulosas, con la misma tipología del paseo ya existente en la pontevedresa avenida de Marín.

En el primer tramo se dará continuidad al carril-bici ya existente en el actual paseo (avenida de Marín), mientras que en el segundo (paralelo al "escaléxtric") tendrán que convivir peatones y ciclistas, por falta de espacio, según se expuso cuando se presentó el proyecto.

El gobierno local de Pontevedra mantiene su intención de que "en un futuro" este paseo marítimo se pueda ampliar hasta el linde con el municipio de Marín.

Convenio

En el convenio marco que el Concello de Pontevedra firmó con el Ministerio de Fomento en abril de 2009 para la ejecución de distintas infraestructuras en el municipio, se encontraba precisamente la cesión de parte de la PO-12 para que el Concello pudiese hacer el paseo peatonal-ciclista de la ría, hasta la conocida como rotonda de Malvar. A continuación el gobierno local reclamó del Gobierno del Estado la continuidad de este paseo para unirlo con el municipio de Marín, recogiendo así las muchas peticiones que demandaban dar continuidad al sendero.

La conexión peatonal que completará el paseo actual en Mollabao formaba parte de las propuestas de "accesibilidad a la costa" incluido en el proyecto en los Presupuestos Generales del Estado del año 2016.

La conclusión del sendero peatonal y ciclista es una vieja demanda de la ciudad con el fin de unir Mollabao y Placeres, pero que se intensificó tras el cierre de la PO-11 al tráfico ciclista y peatonal para paliar los accidentes de circulación y atropellos a estos usuarios.

En mayo de 2015, en plena campaña electoral de las municipales, las entonces ministras de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y de Fomento, Ana Pastor, anunciaron en Pontevedra el inminente encargo de la redacción del proyecto para completar esta senda peatonal y ciclista entre Pontevedra y Marín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia