05 de octubre de 2019
05.10.2019

La Policía de Cangas detecta drogas al volante cada vez que hace un test

- En la veintena de controles de los últimos meses dio positivo - Moaña empezará a aplicar próximamente el mismo sistema

05.10.2019 | 02:16
Un policía de Cangas, con dispositivos de control de drogas. // S.Á.

La Policía Local de Cangas realiza desde el año pasado un test de control de consumo de drogas a conductores implicados en accidentes de tráfico o que presenten signos evidentes de circular bajo sus efectos. Y las estadísticas le están dando la razón, porque hasta ahora han tenido pleno de aciertos, ya que la veintena de pruebas realizada han dado resultado positivo. La gran mayoría, por consumo de cocaína y THC (derivados del cannabis como el hachís o la marihuana), aunque también se han comprobado casos de consumo de opiáceos como la heroína y metanfetaminas.

Por estas infracciones, los conductores afrontan una sanción económica de 1.000 euros (que se reduce a la mitad por pronto pago) y la pérdida de seis puntos del carné de conducir, además de la inmovilización del vehículo.

La prueba completa se realiza en varias fases. Comienza con un "test indiciario" con saliva del conductor recogida cuando se le da el alto o está implicado en algún accidente, según explica un portavoz de la Policía de Cangas. Ese primer análisis, de aproximación o cribado, ya apunta si hubo o no un consumo de droga en las horas previas al control, y si el automovilista da positivo es denunciado por una infracción grave y se propone aplicarle la multa de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del carné. La sanción deberá refrendarse con el análisis de otra muestra en un laboratorio homologado, si esta da también positivo.

Hasta ahora, Cangas recurría a un laboratorio de Vigo, pero en adelante, por economía, lo cambiará por el de Toxicología de la Universidade de Santiago.

El "éxito" de los controles de drogas a conductores anima a extender esta práctica, a la que se sumará próximamente la Policía Local de Moaña. Este cuerpo de seguridad municipal acogió hace unos días un curso formativo impartido por agentes de Cangas con experiencia en este campo en el que participaron 15 personas de ambos municipios. El objetivo era instruir sobre la correcta utilización de los test de drogas en la conducción y evitar los trámites a realizar que exige la normativa de tráfico.

Según datos de la Fiscalía, en el año 2018 la Guardia Civil realizó 130.000 controles de droga en las carreteras españolas, en los que 40.000 dieron resultado positivo en consumo. De ellos, más de 6.000 fueron en Galicia. En un ejercicio anterior, el 43% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico y analizados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses dio positivo en alguna de las sustancias psicoactivas. Muchos de ellos había mezclado alcohol, drogas y fármacos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes

FaroEduca