10 de agosto de 2014
10.08.2014
ULTIMA HORA
El Gobierno ofrece Algeciras como puerto seguro para el Open Arms

Moaña vuelve a navegar hacia su pasado

Hasta 14 embarcaciones tradicionales recorren el litoral del casco urbano

10.08.2014 | 01:46

La XI Xuntanza de Embarcacións Tradicionais de Moaña reunió a 14 naves de esas que siempre estuvieron ligadas a la actividad marinera de la villa pero que, con el paso de los años, fueron sustituidas y ahora son piezas de coleccionista. Navegaron por toda la ensenada haciendo las delicias de vecinos y turistas.

El presente de Moaña está escrito en clave marinera, aunque esta relación con el mar haya cambiado. Entre otras cosas, se modificaron los barcos en los que tantos vecinos de la villa se ganaron la vida durante generaciones, ya fuera pescando o en otras tareas como el transporte de mercancías. Para rescatar de la memoria los barcos que se podían ver en la ría de Vigo décadas atrás, la Asociación Sueste puso en marcha la Xuntanza de Embarcacións Tradicionais. Ayer se cumplió su 11ª edición, en una jornada especial, pues el número de personas que paseaban por el paseo del centro era muy elevado, tanto por el mercadillo como por la celebración, por la tarde, de una regata de la Liga ACT de traineras.

Fueron 14 los barcos que se dieron cita, tanto de asociaciones como de particulares. El galeón de Sueste, "Eliseo", fue una vez más la estrella entre los que asistieron a la salida desde el muelle de A Mosqueira. No faltaron barcos tan típicos como las dornas, incluso una "dorna nai", que se usaba en los años 30 y 40 del pasado siglo para competir en regatas. Un "coroucho" portugués también estuvo presente. Una de estas naves, ya piezas de coleccionista, más llamativas fue una chalán -llamado choupán en la ría de Pontevedra- de color azul que también izó su vela para recorrer la ensenada de Moaña.

Las tripulaciones completaron varias veces un recorrido que enlazaba A Mosqueira con la isla de Samertolaméu. Llamando también la atención de todos aquellos que se encontraban en la playa de A Xunqueira.

A las 14.30 horas los participantes disfrutaron de una comida de confraternidad, en el interior de los astilleros históricos de la villa. Allí fondearon los barcos, que fueron objeto de las fotos de muchos vecinos y visitantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook