17 de diciembre de 2011
17.12.2011

El Museo Massó incorpora a su colección un pesquero y 1.000 piezas de la antigua fábrica

Los nuevos fondos llegan gracias a donaciones desinteresadas de particulares

17.12.2011 | 02:49
El "Caneliña", cuyo armador, Juilio Pastoriza Riobó, lo acaba de donar al Museo Massó. // M.M.B.

El Museo Massó sigue aumentando su impresionante colección de fondos. La institución buenense acaba de recibir una importante donación por parte de varios particulares y entre esos nuevos fondos destaca un antiguo barco pesquero llamado "Caneliña" y más de un millar de piezas procedentes de la antigua fábrica Massó.
La donación se completa con cinco maquetas de barcos y diversa documentación; la maquinaria del antiguo taller de Calzados Riobó, donde se fabricaba la famosa bota de altura Bueu; y dos matrices litográficas de la fábrica La Artística de Vigo. La puesta a disposición de todo este material acaba de ser aprobada esta misma semana por la Comisión Superior de Bens Culturais de Interese para Galicia, que estuvo presidida por el director xeral de Patrimonio Cultural, José Manuel Rey Pichel.
La embarcación "Caneliña" es un antiguo pesquero de los denominados de "popa redonda", fabricado en madera y con una eslora de 7 metros y una manga de 2,35 metros. Fue construido en el año 1977 por el carpintero de ribera Arturo Omil Aguete "O Perigallo" y se encuentra en muy buen estado de conservación. Se corresponde a la tipología de embarcaciones que emplearon los vecinos de Ons al sustituir las tradicionales dornas por barcos a motor. De hecho es muy semejante al "Primero de Ons", ya desaparecido pero que todavía forma parte de la memoria colectiva de los isleños. La donación la efectuó Julio Pastoriza Riobó y permitirá al Museo Massó contar con una embarcación a flote visitable en el puerto. El "Caneliña" estará amarrado en un pantalán del puerto buenense, una plaza de amarre cedida por la Asociación Os Galos.
En vías de extinción
Los barcos de "popa redonda" son ya muy raros y están en "vías de extinción". En su momento evolucionó para sustituir esa popa redonda, que resultaba poco operativa, por otra plana y que era más acorde para la pesca de arrastre y para la bajura. La donación efectuada por su actual armador permitirá la conservación del que probablemente sea uno de los últimos representantes de esta tipología naval y evita su desaparición. Durante su época en activo se dedicó a la pesca con el boliche, betas, miños y con el rastro de la vieira, ostra y zamburiña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca