Pontevedra lidera el encarecimiento de la vivienda en las ciudades gallegas, con más del 10% anual

El metro cuadrado llega a una media de 2.061 euros en la capital del Lérez

Un hombre se interesa por las viviendas de segunda mano en una inmobiliaria de Pontevedra. |   // GUSTAVO SANTOS

Un hombre se interesa por las viviendas de segunda mano en una inmobiliaria de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS / F. Martínez

El precio de la vivienda de segunda mano se encareció un 10,6 por ciento en Pontevedra, en la comparativa interanual, convirtiéndose en la capital de provincia en la que se ha producido un mayor incremento del precio en Galicia. En las cuatro capitales de provincia gallegas se registra, en la variación interanual de noviembre, una subida de precios respecto al año anterior de un 7,1%, en A Coruña capital, así como del 2,7% en Ourense y del 0,7% en la ciudad de Lugo.

Respecto a los precios de la vivienda en este período, la capital de provincia gallega más cara es A Coruña con una media de 2.676 euros por metro cuadrado, seguida de Pontevedra con 2.061 euros, Ourense con 1.587 euros por metro cuadrado y Lugo, con un precio medio de 1.400 euros por metro cuadrados.

Son los último datos aportados por el Índice Inmobiliario Fotocasa, que indica que en noviembre el precio mensual de la vivienda en venta ha subido un 0,4% en el conjunto del estado, situando el precio medio en 1.707 euros por metro cuadrado, con lo que Pontevedra se sitúa por encima de la media.

Hace un año comprar una vivienda costaba menos en las cuatro capitales de provincia gallega y en seis de cada diez ciudades analizadas.

En Galicia sube un 0,4 por ciento la variación mensual del precio de la vivienda de segunda mano y un 2% en su variación interanual. Este último valor interanual (2%) es el incremento más bajo detectado en los últimos meses (desde noviembre de 2022), según este portal inmobilario.

En cuanto a las cuatro provincias gallegas, también ha subido el precio interanual de la vivienda en el mes de noviembre. La provincia de Pontevedra vuelve a liderar los incrementos interanuales, con un 3,9 por ciento, seguida de la de Lugo con 2,3%, Ourense con 0,9% y A Coruña con el 0,1%.

Provincia

En cuanto a los precios, Pontevedra es también la provincia más cara en la vivienda de segunda mano, con 2.029 euros por metro cuadrado, seguida de A Coruña con 1.677 euros, Ourense con 1.457 euros y Lugo con 1.241 euros por metro cuadrado.

Como datos comparativos, Madrid tuvo en noviembre un precio medio de 4.668 euros, con una variación interanual del 11,1% y San Sebastián de 6.132 euros por metro cuadrados. En el otro extremo de la comparativa, en Zamora capital la vivienda tiene un precio medio de 1.251 euros por metro cuadrado, bajando el 4,0% respecto a noviembre del pasado año.

El precio medio de la vivienda de segunda mano sube en 25 (66%) de los 38 municipios con variación interanual analizados por Fotocasa. En diez de los municipios sube el valor interanual de la vivienda por encima del 10%, entre ellos Pontevedra.

Sanxenxo

En cuanto al precio por metro cuadrado en noviembre, Sanxenxo se sitúa como el tercer municipio más caro de Galicia por detrás de Baiona (2.725 euros por metro cuadrado) y A Coruña capital (2.676 euros). En este último balance, Sanxenxo adquiere un valor medio de 2.646 euros por metro cuadrado y una variación interanual del 2,2%.

El precio medio en Sanxenxo se sitúa por delante de las ciudades de Santiago de Compostela (2.474 euros de media), o Vigo (2.435 euros por metro cuadrado).

En el área de Pontevedra, Marín baja en esta comparativa un 2,5% en la variación interanual respecto a noviembre del pasado año, para situarse el valor medio del metro cuadrado en 1.012 euros, Poio registra una caída del 7,2%, para quedarse en 1.801 euros por metro cuadrado.

El 32,1% deja el coche en la calle

El 32,1% de los hogares pontevedreses que cuentan con un vehículo aparca en la calle o en un garaje que no está en su edificio. La cifra forma parte de un análisis realizado por informesmecanicos.es, una web de peritaje de automóviles, tras analizar los microdatos de la Encuesta de Características Esenciales de la Población y las Viviendas del INE. El 67,9% restante sí cuenta con una plaza de garaje en el mismo edificio. Los hogares compuestos por una persona son los que más aparcan en la calle y, los compuestos por cuatro, los que menos. La situación laboral, los ingresos y la naturaleza de la vivienda son otros factores que determinan dónde se aparca el vehículo. Las circunstancias personales de los miembros del hogar son una causa clave a la hora de contar con plaza de garaje en el mismo edificio, o no. Así, el informe indica que mientras el 55,5% de los hogares pontevedreses con rentas inferiores a los 1.000 euros al mes dispone de garaje en su edificio, en el caso de las rentas entre 3.000 y 5.000 euros este porcentaje asciende al 81,6%. El 84,9% de los hogares en la provincia de Pontevedra dispone de al menos un vehículo.

Campaña para reducir el coste energético

Llegado el invierno, una de las principales preocupaciones de los hogares es el gasto en climatización. El colegio de Administradores de Fincas de Galicia lanza por ello una campaña de sensibilización a través de sus 600 despachos. El COAFGA y la compañía Stechome dan las claves para reducir la factura energética en los edificios de viviendas este invierno. Así recomiendan realizar mantenimientos preventivos, establecer una estrategia de ahorro adaptada a las necesidades de cada finca, vigilar los indicadores energéticos e instalar sistemas de monitorización. Recuerdan además que un buen mantenimiento puede reducir la factura energética en más de un 10%. La campaña de los Administradores de Fincas se lanzará esta semana y esperan que con ella las comunidades de propietarios administradas por colegiados puedan reducir más de un 10% la factura energética este invierno. Piden, entre otras medidas, que se revisen horarios de encendido del alumbrado comunitario, de motores de extracción o ventilación, de consignas de impulsión de calefacción centralizada o de agua caliente sanitaria y pide el máximo ajuste a los horarios establecidos y el ajuste de consignas de calentamiento.