La huelga de limpieza en Correos: baños que limpia el personal y papeles por todas partes

A punto de cumplirse tres meses de paro de los trabajadores del servicio, por impagos de sus salarios, la oficina de la Oliva es un “campo de minas” con papeleras y residuos sin recoger

Las papeletas solo se vaciaron una vez en tres meses.

Las papeletas solo se vaciaron una vez en tres meses. / Gustavo Santos

Es una oficina por la que cada día pasan cientos de usuarios y el panorama que se encuentran es desolador: un “campo de minas” de residuos acumulados en el suelo después de casi tres meses de huelga del servicio de limpieza. Los trabajadores de oficina están hartos de la situación, que ofrece una “imagen lamentable” de las oficinas, en un ambiente nada saludable, si bien se solidarizan con las cuatro trabajadoras afectadas, que no cobran desde julio. En la provincia son 64.

Montañas de papeles acumulados en el suelo de la oficina. |   // G. S.

Montañas de papeles acumulados en el suelo de la oficina. | // G. S. / Nicolás Davila

La situación ha llegada a tal punto que son los funcionarios los que limpian sus propios espacios y han tenido que comprar productos de higiene y desinfección para sanear los baños. Restos de cartones y todo tipo de embalajes y papeles se acumulan en papeleras y suelos desde hace tres meses, en los que solo se vaciaron las papeleras una vez.

Así se desarrolla una jornada de trabajo en la oficina la calle Oliva desde que el 4 de septiembre comenzó la huelga indefinida de las trabajadoras de la firma J. Córdoba, la empresa que fue hasta octubre, la concesionaria de la limpieza de las instalaciones de Correos, y que lleva desde julio sin pagar el salario tanto a los trabajadores de toda España donde tenía la adjudicación de este servicio.

Las afectadas han iniciado decenas de intentos por regular la situación hasta que, a principios de septiembre, emprendieron una huelga indefinida, ante una situación perentoria para muchas dado que de sus ingresos aunque sean en horario parcial y muy reducidos –una media de 700 euros al mes, según los sindicatos convocantes– de ese dinero dependen muchas veces el equilibro de la economía doméstica o el pago de una hipoteca, señalan.

“A veces nosotros mismo intentamos vaciar alguna papelera o quitar la basura cuando se desborda, pero en general hay cierta comprensión por la situación, de hecho durante la manifestación del otro día nos adherimos varios trabajadores Correos, porque entendemos que es insostenible que unas familias lleven ya cuatro meses casi cinco sin cobrar ” explica un empleado de Correos, en solidaridad con la movilización de las trabajadoras de la empresa externa que llevaba limpieza.