Pontevedra registra la cifra más baja de nacimientos y la más alta de defunciones desde 1996

La ciudad apuntó en 2022 su peor dato de crecimiento vegetativo del último cuarto de siglo: una diferencia negativa de 382 personas

C. Prieto

Pontevedra registró el año pasado su peor dato de crecimiento vegetativo desde 1996, el primer curso del que se tienen registros oficiales. Concretamente, en la ciudad nacieron 473 personas y fallecieron 855, lo que deja una diferencia negativa de 382, según revelan los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además, los datos de nacimientos y muertes son también los peores que apunta la ciudad en el último cuarto de siglo.

Las estadísticas de Movimiento Natural de la Población e Indicadores Demográficos Básicos de 2022 elaborados por el INE indican que el año pasado los nacimientos descendieron un 3,2 por ciento en Pontevedra, con 15 bebés menos que en 2021, mientras que los decesos crecieron un 6,1 por ciento, con 49 muertes más. Si se comparan los datos con el año de la pandemia, son todavía peores, con una caída de los nacimientos de casi un 12 por ciento (56 bebés menos) y un aumento de los fallecimientos de casi un 9 por ciento (68 defunciones más).

El crecimiento vegetativo es en 2022 un 20 por ciento más negativo que en 2021 (pasó de una diferencia de -318 a una de -382) y, con respecto a 2020, es casi un 50 por ciento más bajo (entonces la diferencia fue de -258).

Este indicador demográfico está cayendo progresivamente en Pontevedra desde el año 2013. Entonces se registró el último aumento, al pasar de una diferencia positiva de 46 en el año 2012 (con 744 nacimientos y 698 muertes) a una de 88 en 2013 (con 750 bebés y 662 fallecimientos).

Con respecto a ese año, los nacimientos han caído casi un 60 por ciento (277 bebés menos) y las defunciones han aumentado casi un 30 por ciento (193 más), siendo el crecimiento vegetativo en la Boa Vila un 142 por ciento más negativo en 2022.

El año 2014 fue el último en el que se registró una cifra positiva: +15, con 685 nacimientos y 670 defunciones. En 2015, este indicador fue negativo por primera vez desde 1998: -3, con 679 bebés y 682 muertes registradas en la ciudad. En 1998 el crecimiento vegetativo en Pontevedra fue de -24 (con 615 nacimientos y 639 muertes), como también lo fue en 1996: -51 (con 609 alumbramientos y 660 defunciones).

La Boa Vila registró su mayor crecimiento vegetativo desde que existen datos oficiales en el año 2008. Entonces, la diferencia entre nacimientos (un total de 907) y defunciones (660), así como de muertes fetales tardías (5), fue de 247.

En el resto de la comarca, ninguno de los otros trece municipios que la conforman cuenta con saldo vegetativo positivo. El peor dato es el de la capital, seguido de Marín, con -123 (con 128 nacimientos y 251 defunciones). En orden, de peor a mejor dato, están Sanxenxo con -74 (90 nacimientos y 164 muertes), Caldas con -70 (51 nacimientos y 121 fallecimientos), Cuntis y Vilaboa con -67 (23 nacimientos y 90 muertes el primero y 21 nacimientos y 88 fallecimientos el segundo), Poio con -56 (104 nacimientos y 160 muertes), Ponte Caldelas con -50 (29 nacimientos y 79 defunciones), Cerdedo-Cotobade con -37 (32 nacimientos y 69 fallecimientos), Barro con -35 (18 nacimientos y 53 muertes), Moraña con -33 (18 nacimientos y 51 fallecimientos), A Lama con -31 (7 nacimientos y 38 defunciones), Campo Lameiro con -22 (6 nacimientos y 53 muertes) y Portas con -20, el mejor dato de la comarca (20 nacimientos y 40 defunciones).

Según la estadística del INE, Pontevedra registró en 2022 un total de 262 matrimonios, ocho más que en 2021, lo que supone un aumento del 3 por ciento. Con respecto a 2020, la cifra creció en 101 enlaces, lo que significa un aumento de casi un 63 por ciento.

Marín se sitúa como el segundo municipio de la comarca con más matrimonios, un total de 88, mientras que A Lama y Campo Lameiro son los que menos enlaces registraron, cuatro cada uno.