19 de Octubre. Día Mundial Contra el Cáncer de Mama

El comité de mama del área sanitaria ve al año 1.200 casos, de los cuales 300 resultan ser cáncer

Las novedades en los tratamientos para esta enfermedad ayudan, entre otras cosas, a reducir las recaídas | Más del 15% de los tumores tienen causas hereditarias, pero también las hay de tipo ambiental

Equipo de profesionales de Oncología del CHOP, vestidas de rosa por el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama..

Equipo de profesionales de Oncología del CHOP, vestidas de rosa por el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama.. / FdV

El servicio de Oncología del área sanitaria de Pontevedra lleva contabilizados en los primeros seis meses del año 150 nuevos casos de cáncer de mama. El año pasado fueron alrededor de 300, por lo que en el actual se espera alcanzar una cifra muy similar, vistos los datos del primer semestre, tal y como confirma el jefe de sección de Oncología Médica del Complexo Hospitalario de Pontevedra, Francisco Ramón García Arroyo.

“Estamos hablando de cáncer de mama femenino, porque masculino es minoritario, cada año puede haber tres o cuatro”, puntualiza a FARO con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, que se celebra hoy, 19 de octubre.

Esta enfermedad tiene un peso en la patología oncológica en general de un 30%, es decir, que tres de cada diez casos de cáncer en el área sanitaria son de este tipo. Le sigue el colorrectal, con un 25%, aunque hay que destacar que este último sí se refiere a ambos sexos.

El comité que valora todo lo relacionado con la mama analiza cada año más de 1.200 casos, de los cuales resultan ser cáncer esos citados 300, mientras que el resto son patología benigna o premaligna y que “se van revisando porque son lesiones sospechosas, aunque al final no resultan ser cáncer”.

La mayoría de los diagnósticos se confirman una vez que la paciente ha pasado por el Programa Galego de Detección Precoz do Cancro de Mama de la Xunta de Galicia, al que se cita a hacerse mamografías a mujeres de entre 50 y 74 años, tras ampliarse el margen de edad por encima de los 69 años.

“Hay una mejora respecto a los efectos clásicos de vómitos, mareos...”

Francisco Ramón García Arroyo

— Jefe de sección de Oncología Médica del CHOP

Pero también se dan muchas situaciones en las que la propia paciente se autoexplora en períodos entre mamografía y se detecta algún bulto o es su médico de Atención Primaria o de otras especialidades el que la desvía.

“También hay un pequeño porcentaje en el que el cáncer da la cara porque hay metástasis o una lesión ósea. Estudiando de dónde viene se ve que procede de la mama. Pero son los menos, la mayoría llegan del screening”, asegura García Arroyo.

Las mujeres que han superado un cáncer de mama siempre tienen más posibilidad de una recidiva, la repetición de la enfermedad. “Por eso se hace un seguimiento y unos controles bastante estrictos, especialmente durante los primeros diez años”, indica. Todo depende del estadio del diagnóstico y de las características de ese cáncer de mama en cuestión.

“El cáncer de mama son muchas enfermedades. Cada tumor tiene muchos apellidos. Hay que hacer un estudio de los receptores hormonales, del HER2, ver el número de ganglios afectados, el tamaño... Según todo eso hay mayor o menor posibilidad de curación o de recaída”, resume el jefe de sección de Oncología del CHOP.

Causas poco claras

Las causas del cáncer de mama todavía no están claras y se asocian a aspectos genéticos y ambientales. “Hay un porcentaje de cáncer de mama hereditario, más del 15%, pero también se sabe que hay causas ambientales, ya que esta enfermedad tiene más incidencia en occidente y en países desarrollados que, por ejemplo, en África. Se cree que puede haber factores de alimentación, hormona... Hay publicaciones, pero no está tan claro, no hay una evidencia científica suficiente”, manifiesta el especialista.

Avances en el tratamiento

En cuanto a los tratamientos para combatir la enfermedad, los avances son claros. En el último año, por ejemplo, destaca la inclusión de la adyuvancia, el tratamiento complementario, preventivo, para que una vez operada la paciente no recaiga.

“Se han introducido ahora los inhibidores de ciclina, que son fármacos que ayudan a la hormonoterapia a disminuir las recidivas. Son para los cáncer de mama con los receptores hormonales positivos y que son HER2 negativos. Se ha obtenido la aprobación y los estamos utilizando, están suponiendo una ventaja”, informa García Arroyo sobre los tratamientos que se llevan a cabo en el CHOP.

“Otro campo que ha supuesto un cambio importante es el del cáncer de mama con peor pronóstico, el triple negativo. Se incluye ya la inmunoterapia, que se estaba aplicando en otros tumores, suponiendo una aportación grande en la Oncología”, celebra.

“Se han introducido ahora los inhibidores de ciclina, que son fármacos que ayudan a la hormonoterapia a disminuir las recidivas"

También hay que destacar la cuestión de los inmunoconjugados: juntar un anticuerpo monoclonal con una quimioterapia. Se aplica en casos avanzados y está siendo de verdadera utilidad en el área sanitaria.

Dentro de las quimioterapias tradicionales las hay tanto intravenosas como orales, en pastilla.

“En general, ha habido una mejoría en los efectos clásicos de vómitos, mareos... se ha avanzado bastante. Se toleran mejor que antes”, apostilla el oncólogo.

Amplio abanico de edad

Es muy difícil definir una edad media entre las pacientes de cáncer de mama. Así lo reconoce también el jefe de sección de Oncología del Complexo Hospitalario de Pontevedra: “Normalmente vemos a mujeres de mediana edad, pero sí que cada vez vemos pacientes de 30 o 40 años, así como también otras de 80. El abanico en este sentido es muy amplio”.

[object Object]

El equipo de Oncología del área sanitaria Pontevedra y O Salnés conmemora en color rosa el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se celebra cada 19 de octubre. Este equipo profesional, que trabaja diariamente con las pacientes que sufren esta enfermedad, quiere enviar un afectuoso saludo a todas ellas, así como a sus familias, y les anima a continuar luchando por la vida y por la promoción de los hábitos saludables. Para la fotografía de familia que han hecho llegar a los medios, las profesionales sanitarias se han vestido camisetas de color rosa de la AECC en las que se lee “O Rosa é máis que unha cor”.