19 de Octubre. Día Mundial Contra el Cáncer de Mama

Aprender a convivir con el triple negativo

Julia Novo, paciente del área sanitaria de Pontevedra, ha superado dos cáncer de mama, una enfermedad que ya había sufrido su madre hace años

Amelia Entenza y Julia Novo, madre e hija, pacientes del área sanitaria de Pontevedra.

Amelia Entenza y Julia Novo, madre e hija, pacientes del área sanitaria de Pontevedra. / Gonzalo Núñez

Convivir con el cáncer de mama triple negativo, el de peor pronóstico, no es fácil. Hace falta una fortaleza mental importante y un pensamiento positivo, justo lo que tiene Julia Novo, vecina de Bueu de 59 años y paciente del área sanitaria de Pontevedra que ya ha superado dos tumores, uno en cada pecho. Su madre, Amelia Entenza, de 78 años, también lo sufrió cuando tenía 52, aunque en su caso no era del tipo triple negativo y se lo detectaron en el Programa de Detección Precoz de la Xunta.

Estos días, Julia Novo está más activa que nunca colaborando con la asociación de diagnosticadas de cáncer de mama, Adicam, de la que forma parte.

“El primer cáncer que tuve fue en la mama derecha. Tenía 44 años y ya iba a revisiones desde los 40 porque antes ya lo había tenido mi madre. Me quitaron un cuarto de pecho y me vaciaron toda la axila, toda la cadena ganglionar, 18 ganglios. A raíz de eso tengo linfedema en el brazo derecho, es crónico, lo tengo siempre hinchado, a veces mejor y a veces peor, pero siempre hinchado”, explica a FARO con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, que se celebra hoy.

Obviamente, esto le afectó a nivel laboral, ya que no pudo hacerse cargo de la lavandería que iba a regentar de su madre.

“Tiro mucho hacia adelante, me reconozco fuerte. Como todo el mundo, tengo miedo, pero no a la muerte, sino al dolor”

“La primera vez me la tomé mal, porque aunque mi madre ya lo había tenido, no me esperaba el proceso terrible que pasé durante un año. Llevaba muy mal la quimioterapia, devolvía... Para el de ahora yo creo que ya estaba preparada, de que podía recaer, de que tengo muchas posibilidades porque tengo el gen”, reconoce.

Hay que recordar que el triple negativo es un tipo de cáncer de mama que no tiene ninguno de los receptores que por lo general se encuentran en esta enfermedad, por lo que es más agresivo y de rápido desarrollo.

Por ello a los dos años del primer tumor ya le sometieron a una histerectomía radical: le extrajeron el útero, ovarios y trompas. “Al tener el gen tenía muchas posibilidades de recaer y me aconsejaron incluso quitarme los dos pechos, pero yo dije que no porque acababa de reincorporarme al trabajo, entonces fue cuando me propusieron esta otra intervención”, indica.

Afortunadamente, ya había sido madre de sus dos hijos. De hecho, afirma que “eso que dicen de que quedarse embarazada joven es bueno para no tener cáncer de mama en mi caso dio igual”. “Nunca fumé, tuve los hijos pronto, la menstruación pronto... y nada”.

Un nuevo tumor

El segundo tumor llegó en el pecho izquierdo el verano del año pasado. “Yo siempre me hacía pruebas cada medio año, bien sea mamografía, bien ecografía. Y cada dos años una resonancia”. En noviembre no salió nada extraño, pero en julio “ya no me dejaron salir de allí, tenía un bulto bien grande y tuve que hacerme la biopsia en el mismo día”. El tratamiento comenzó muy rápido.

Se trataba de un cáncer distinto, no era metástasis del primero. Esto llevó a que, finalmente, decidiese hacerse la mastectomía de ambos pechos el pasado mes de febrero, tras someterse a quimioterapia.

“Para mí Adicam es todo; me apoyaron siempre. Te ayudan en todo”

“La semana pasada fui a revisión y está todo estable, todo bien. Hasta el 10 de enero no tengo que volver. Ahora voy cada tres meses”, celebra.

La buenense tuvo que dejar de trabajar hace años por los problemas que le provocó el linfedema y recibe una pequeña pensión, que al cumplir los 55 años le subió a poco más de 500 euros mensuales. “Después de todo esto mi vida cambió tanto que no le doy tanta importancia al dinero, pero sé que para una mujer que no tenga pareja es insuficiente”.

Positiva y fuerte

Julia Novo se confiesa una persona positiva: “Tiro mucho hacia adelante, me reconozco fuerte. Como todo el mundo, tengo miedo, pero no a la muerte, sino al dolor”.

En todo el proceso la asociación Adicam ha sido fundamental. “Para mí Adicam es todo; me apoyaron siempre. Te ayudan en todo”, reconoce agradecida.

Su mensaje para una mujer recién diagnosticada de cáncer de mama es muy claro: “Que sea positiva, que haga caso a los oncólogos y que haga todo lo que le manden. Que salga de casa, lo del pelo es lo de menos. Yo salía todos los días a pasear un poquito, llegaba cansada de vuelta, pero eso me daba ánimo”.

[object Object]

Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, el Pazo de Congresos de Pontevedra acoge esta tarde, a las 19 horas, la presentación de Libélulas BCS, un equipo de practicantes de “dragon boat”, compuesto por mujeres que han pasado por un proceso oncológico. Muchas de ellas son socias y voluntarias de la asociación Adicam de diagnosticadas de cáncer de mama. La entrada es libre y el acto contará con una charla sobre la importancia de la práctica del deporte en personas que han superado un cáncer.

Marcha “Fina Acuña”

Por otro lado, la asociación Adicam mantiene abierta la inscripción para su tradicional Marcha Solidaria Fina Acuña, que se celebrará el próximo domingo 22 de octubre. Es necesaria inscripción previa en la página web www.carreirasgalegas.com como máximo hasta el sábado 21 de octubre. Las salidas de la marcha tendrán lugar desde Bueu, a las 9.45 horas, y desde Moaña, a las 10 horas. Hay que recordar que Fina Acuña, fallecida en 2017, fue la fundadora de Adicam y un referente en la lucha contra el cáncer.

[object Object]

La Asociación Española Contra el Cáncer en Pontevedra, y sus sedes locales en la provincia, está llevando a cabo una serie de actuaciones para informar y concienciar sobre la importancia de la detección precoz, la investigación y el apoyo social ante el cáncer de mama. Voluntarios de la entidad han realizado un reparto de información y lazos conmemorativos en las farmacias y centros de salud, en los servicios de Oncología, Ginecología y Paliativos del Hospital Provincial de Pontevedra, además de establecimientos comerciales de la ciudad. Hoy, Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, se ubicarán mesas informativas en el Hospital Provincial (de 12.00 a 13.45 y de 17.00 a 18.30 horas), en la Residencia Ballesol de Poio, los hipermercados Carrefour e Hiperfroiz (en horario de mañana y de tarde) y Gadis (en horario de mañana). Además, se formará una cadena humana en los Soportales de la Praza da Ferrería a las 12 horas. El deporte pontevedrés también se suma a #ElRosaEsMásQueUnColor, de modo que el Club Cisne Balonmano y el Pontevedra FC lucirán camisetas conmemorativas en sus partidos del próximo domingo. Además, en la semana del 23 al 27 se situarán mesas informativas y de venta de productos solidarios en la ciudad. La AECC recuerda que el cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer en todo el mundo y tiene especial incidencia en las de 45 a 65 años. En la provincia de Pontevedra el año pasado fueron diagnosticadas 758 mujeres, según el Observatorio del Cáncer.