El Puerto consolida su progresión en descargas de pesca congelada y suma 94.000 toneladas este año

La desestiba de la flota marinense en las Malvinas comenzó hace seis meses y ayer coincidían en los muelles tres barcos con casi 1.400 toneladas | Una docena de empresas cuentan con más de 260.000 metros cúbicos de almacenamiento

Dos grandes pesqueros de altura, en una descarga en el Puerto de Marín.

Dos grandes pesqueros de altura, en una descarga en el Puerto de Marín. / FdV

La pesca congelada, en especial la que la flota marinense captura en el Atlántico Sur, se consolida como una de las claves de actividad del Puerto de Marín, un recinto que apuesta por esta especialización y que suma una docena de empresas relacionadas con este sector. El puerto cuenta con más de 70.000 metros cuadrados en concesión destinados a la actividad frigorífica y una capacidad de almacenamiento refrigerado superior a los 260.000 metros cúbicos. En abril pasado comenzó el etapa de mayor actividad en la descarga de esta mercancía y en lo que va de año ya se han acumulado 93.758 toneladas, si bien todo apunta a que en cuestión de días este volumen aumentará.

De hecho, ayer mismo coincidían en los muelles marineses tres pesqueros en plena tarea de descarga: Playa Pesmar Uno, con 900 toneladas, Montelourido, con 727, y Monteferro, con 718. De este modo, y a la espera de otra campaña potente, como es la de navidad, se aguarda al menos igualar el volumen de todo 2022, que fue de 150.000 toneladas. En 2019, justo antes de la pandemia. se llegaron a rozar las 200.000 toneladas anuales y el objetivo de la Autoridad Portuaria es recuperar esas cifras lo antes posible.

Conxemar

Aunque a finales del pasado año Malvinas otorgaba nuevas licencias de pesca para 25 años a las firmas con capital gallego, en agosto de este año llegaba un aviso de escasez de recurso en esas aguas, lo que ponía en peligro repetir aquellas cifras. En todo caso, el volumen de descargas da pie al optimismo.

Así se pudo analizar en la reciente edición de Conxemar, la gran feria mundial del congelado celebrada en Vigo, en la que estuvo el Puerto de Marín. El presidente de la Autoridad Portuaria, Jose Benito Suárez Costa, destacó el papel de las empresas ubicadas en el recinto y presentes en la cita, como Marfrío, Cabomar, Pesmar, Rosa de los Vientos, Pérez Torres Marítima, Videmar, Frioantartic, Galicia Processing Seafood, Galfrío y Opromar. Tal y como subraya la propia Autoridad Portuaria, “las plantas frigoríficas del Puerto de Marín prestan servicio de recepción, almacenamiento y procesado de pesca congelada y son uno de los principales motores económicos para toda la comarca por su potencial para generar empleo en la zona, ya que muchas de ellas cuentan además con salas adicionales de elaborado de pescado”.

También se destaca “el importante esfuerzo inversor realizado por las plantas frigoríficas del Puerto que están apostando de manera clara por la eficiencia energética y la sostenibilidad en línea con la estrategia medioambiental de la Autoridad Portuaria”.

En Conxemar se han buscado nuevos clientes para Marín y se establecieron nuevos contactos con operadores de mercancía refrigerada, navieras y consignatarios “con el fin de darles a conocer la amplia variedad de servicios que presta el puerto a estas mercancías”.

Fue en abril pasado, con la llegada de mil toneladas del buque congelador Frío Chikuma, cuando el puerto daba por iniciada la campaña de Malvinas para los frigoríficos de Marín. “Se trata de una mercancía en progresivo aumento durante los últimos años y para la que Marín cuenta con certificación europea de calidad ya que es un referente logístico para la recepción, elaboración y distribución de este tipo de productos”, apunta la Autoridad Portuarisa, bajo cuyo paraguas se lovalizan “plantas frigoríficas dedicadas fundamentalmente a la recepción, almacenamiento y procesado de pesca congelada”. Además, desde las plantas de frío del Puerto de Marín “se exportan productos elaborados a los principales mercados de Europa y algunos de ellos han recibido varios reconocimientos y galardones por parte de los consumidores. A los servicios que el Puerto de Marín ofrece a la pesca congelada, se sumó una línea ferroviaria de la multinacional Maersk que hace un trayecto semanal Algeciras-Marín con vagones refrigerados además de transportar mercancía en seco”. Por ello, antes incluso de esta campaña, entre enero y marzo de este año, se registró un aumento del 23% en toneladas de pescado congelado en contenedor.

Tres grandes pesqueros de altura en las gradas de Nodosa

La importancia del Puerto de Marín en el sector de la la pesca congelada no solo se refleja en las descargas o la elaboración posterior de la mercancía, sino también en el apartado de construcción de barcos, donde destaca el astillero Nodosa. En la actualidad esta empresa tiene en marcha la construcción de dos grandes buques pesqueros de altura y el alargamiento en 15 metros más de un tercero. Petrel Fishing Company Ltd, empresa participada por el Grupo Pescapuerta, ha encargado al astillero Nodosa la construcción de un nuevo pesquero congelador que se conocerá con el nombre de “Prión”. De proa invertida, será un buque de casi 2500 GT, 85 metros de eslora y 14 de manga, convirtiéndose así en el más grande de la renovación de la flota construido en los últimos años. El nuevo congelador es la construcción número 305 del astillero gallego, quién lo ha diseñado y desarrollado íntegramente, en conjunto con el equipo técnico del armador, estando prevista su entrega para finales del año 2024. En el diseño destacan una serie de importantes novedades técnicas por las que la casa armadora tiene especial preocupación, ya probadas y testadas en el “Falcon”, buque congelador entregado por Nodosa al mismo armador hace año y medio y con excelentes resultados en sus primeras campañas de pesca en el Atlántico Sur. Se trata de mejoras orientadas al respeto por el medioambiente, a la seguridad, comodidad y descansos de la tripulación a bordo, y a la calidad del producto final. Tanto el motor principal como los auxiliares cumplen con la exigente normativa del caladero en cuanto a control de emisiones, y han sido diseñados para trabajar en los mejores regímenes en cada momento, asegurando así menores emisiones contaminantes y un mayor ahorro en el consumo de combustible. Al fin y al cabo, eficiencia energética es eficiencia medioambiental. Por su parte, el “Eirado do Costal”, arrastrero de Cangas que faena en NAFO, ganará 15,5 metros. El barco tiene 56 metros de eslora, pero tras su paso por el astillero de Marín da el estirón hasta los 71. Con ello, la unidad ganará mucha capacidad en bodega, por lo que verá reducidos sus trayectos para realizar descargas. Y, aprovechando la obra, también se realizará una renovación del sistema de frío.