El Concello recuerda que la ciudad necesita un hospital de crónicos y apuesta por el Provincial

La Xunta todavía no se ha pronunciado sobre el futuro uso del histórico centro sanitario una vez que entre en funcionamiento el Gran Montecelo | Será uno de los temas que Lores abordará con Rueda el próximo día 23

Hospital Provincial de Pontevedra.

Hospital Provincial de Pontevedra. / JAVIER TENIENTE

“Hay una necesidad real de un hospital de crónicos, residencia pública asistida, y nos preocupa de cara al futuro los usos que va a tener el Hospital Provincial”. Así lo aseguró ayer el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, que apuesta por que sea utilizado para este fin el viejo edificio sanitario una vez que esté terminado el Gran Montecelo.

“El nuevo hospital va a ser una solución para bastante tiempo para las necesidades de hospitalización de agudos de toda el área sanitaria, unos 300.000 habitantes. Independientemente de que lleva un retraso en la decisión de construirse un hospital público, está siendo construido a un ritmo rápido y el Concello está aportando muchísimo, tanto gestión como dinero, para que sea una realidad” , afirmó Lores en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, tras una reunión en la que ambos abordaron las principales cuestiones de interés para la ciudad, que previsiblemente serán las mismas que el regidor local tratará con el presidente de la Xunta en su encuentro del próximo 23 de octubre. “El mejor uso para el Hospital Provincial es el sociosanitario”, concluyó.

Por su parte, Pontón subrayó que “todo lo que tiene que ver con la sanidad es relevante”. “Es una cuestión clave, máxime en el momento del que estamos hablando, en el que hay muchos problemas. En Pontevedra, gracias a la presión que se hizo desde la sociedad y el propio Concello, se consiguió esa ampliación del hospital, que va a dejar un equipamiento importante en la ciudad, como es el Hospital Provincial, que tenemos claro que tiene que seguir teniendo un uso sociosanitario, porque hay necesidades que cubrir y se pueden realizar en ese espacio”, resumió.

“De lo que se trata es de mejorar la calidad asistencial y mejorar esas infraestructuras que ya existen y que están en un lugar que tiene muchas potencialidades”, añadió.

Hay que recordar que en enero de este mismo año, el presidente del PP local, Rafael Domínguez, apostó por convertir el actual Hospital Provincial en una facultad universitaria una vez que el edificio deje de tener usos sanitarios con la entrada en servicio del Gran Montecelo. Aseguró entonces que las consellerías de Sanidade y Educación estaban de acuerdo con la idea.

En todo caso, el Sergas, titular del inmueble, aún no ha desvelado el destino del edificio.

Santa Clara

Otro de los asuntos que preocupa al gobierno local es la recuperación y ampliación del Museo de Pontevedra con Santa Clara. “Creo que el Museo de Pontevedra es un verdadero Museo Nacional de Galicia y la Xunta tiene responsabilidad en este museo, ya que todos los hallazgos en la provincia, exceptuando en Vigo, están depositados aquí y son patrimonio de todos los gallegos y necesitamos espacios para poder catalogarlos y exponerlos”, manifestó el alcalde.

Xunqueira de Alba

Respecto al área medioambiental, Fernández Lores indicó que “una cuestión muy importante para nosotros es recuperar la Xunqueira de Alba, de A Gándara”. “Ahí hay alguna dependencia ocupada por el parque de maquinaria de la Xunta de Galicia, para el que hay que buscar alguna alternativa, igual que el de la Diputación, que ya está haciendo el suyo en el polígono industrial de Barro-Meis”, dijo.

Calificó como “lujo” ese espacio natural, “a cinco minutos del centro histórico”.

También tuvo palabras para recordar que es necesario impulsar el dragado de la ría, “una demanda tan histórica o más que la del Hospital de Montecelo o la variante de Alba”. En sus palabras, el dragado permitiría recuperar el canal de navegación del río y eliminar los depósitos de lodos que impiden el crecimiento de especies marisqueras, “una demanda de los colectivos mariscadores”.

Por último hizo referencia a la necesidad de que la ciudad recupere la delegación de la CRTVG, cerrada en 2010, una cuestión en la que le apoyó Ana Pontón, que subrayó la necesidad de que yaya “un trato igual a las ciudades”.

Precisamente, alabó la de Pontevedra “como un referente a nivel internacional en ámbitos como la movilidad, la transformación de las ciudades y como modelo sostenible”.

Tanto Lores como Pontón destacaron que todos estos asuntos serán tratados en el Parlamento gallego “para que la ciudad se siga transformando”.

[object Object]

Una de las principales cuestiones que el alcalde de Pontevedra tratará con el presidente de la Xunta el próximo 23 de octubre será la variante de Alba. El nacionalista recuerda que esta actuación, proyectada desde 2004, “es la única que no está en ejecución porque hay una negativa por parte del PP a ello”. “Es obvio que es necesaria, porque falta esa conexión de 900 metros entre dos parroquias, Campañó y Lérez, y que sacaría tráfico de la orilla del río, sobre todo de Domingo Fontán, tráfico pesado, cuyo alivio está generando problemas en la parroquia de Cerponzóns”, se lamenta. En este sentido, subrayó, como ya hizo en muchas otras ocasiones anteriores, “que fue un trazado que eligió la Xunta de Galicia en su momento como prioritario, nosotros lo que hicimos fue, atendiendo a nuestra preocupación por la seguridad vial y el calmado de tráfico y la movilidad más amable, cambiarlo”. “No hay ninguna excusa para que no se haga, sobre todo cuando estuvo incluido en el plan de infraestructuras de la Xunta en su momento, que retiraron unilateralmente sin ningún tipo de argumento. El único era que había oposición, pero también la había y la sigue habiendo para el vial perimetral de Montecelo y el Concello y la Diputación dejaron hacerlo en su momento porque era una cuestión de interés general”, apuntó. En octubre de hace un año, el presidente de la Xunta zanjaba el tema de la variante de Alba asegurando que “no tenemos consignación ni intención de ejecutarla”, por lo que una nueva decisión al respecto sería toda una sorpresa.