“El próximo año no habrá aceite de oliva”, alerta el productor marinense Alfonso Díaz

“Nuestro mayor temor es la especulación, los bandoleros”, dice este aceitero, que lamenta que el precio seguirá subiendo

Alfonso Díaz, titular de Aceite de Oliva Aires de Jaén.

Alfonso Díaz, titular de Aceite de Oliva Aires de Jaén. / SANTOS ALVAREZ

La producción de aceite de oliva ya es escasa, su demanda se dispara y los precios no paran de subir. Esta realidad, que afecta a todo el mercado nacional, preocupa de igual manera a los productores locales, como el marinense Alfonso Díaz, propietario de “Aires de Jaén”.

El conocido gastrónomo, empresario y cocinero alerta de que el próximo año “no habrá aceite de oliva”, a no ser por el acopio que hayan hecho los especuladores, y que su precio continuará la escalada que ya ha iniciado este año, con subidas que ya rondan el 40% respecto al año pasado.

Alfonso Díaz, empresario de Marín que elabora el Aceite de Oliva Virgen Extra Aires de Jaén, explica que la flor de los olivos “se vino abajo” en mayo y que la repercusión de esta escasa floración será que el próximo año no habrá cosecha. Díaz explica que el rendimiento del aceite de oliva es de un 20% del producto inicial y que la producción es ya muy escasa, prácticamente inexistente.

Ante esta situación, para los empresarios del aceite de oliva el peor panorama posible se encuentra en manos de la especulación, que como subraya Alfonso Díaz “es muy peligrosa”.

Por otra parte, la falta de producción autóctono favorecerá la entrada de aceites foráneos, en un mercado que si bien está muy regulado, puede, como es lógico, tener fisuras, llegando así a las estanterías productos que se ofertan como españoles sin serlo. “El aceite deja mancha”, apunta metafóricamente Díaz.

Este empresario, que ha escrito varios libros sobre gastronomía, afirma que la mayor preocupación para los productores del buen aceite de oliva virgen son “los bandoleros”, resume gráficamente Alfonso Díaz, quien explica, por otra parte, que si bien el olivo es un producto “muy noble, necesita tiempo” en su trayecto hasta llegar a las estanterías y a la mesa de los consumidores.

Díaz confirma los datos que apuntan que el precio medio de este producto básico ha aumentado un 39% en el último año. Además, la demanda online de aceite de oliva ha aumentado un 207% en lo que va de 2023.

Según datos del Ministerio de Agricultura recogidos por idealo.es, el comparador de precios online, el precio del aceite de oliva ha subido constantemente desde el año 2020. De igual manera, los datos presentados por la plataforma de comparación de precios revelan que el precio promedio del aceite de oliva de primeras marcas es de 12,10 euros, cuando es comprado online, lo que representa un aumento del 39% en relación con el año anterior. En un escenario en el cual el valor del aceite ha llegado a sus niveles históricos más elevados, los españoles están implementando diversas estrategias para asegurarse de obtener este artículo a un coste más favorable, indica idealo.es. De ahí que están llevando a cabo búsquedas y comparaciones en internet para un producto que tradicionalmente se adquiere en supermercados.

El precio se disparó en el último mes y medio

Según datos del INE, el precio del aceite de oliva se ha incrementado en el último año en un 39%, aunque en el caso del virgen extra, el de mayor calidad, la subida supera el 227%. Detrás de este gran incremento de precios está la importante reducción de la cosecha sufrida esta pasada campaña, donde la producción ha caído alrededor del 50 % como consecuencia de la sequía. Y a eso hay que añadir las perspectivas poco halagüeñas para esta próxima campaña, donde se prevé una producción similar. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denuncia que el aceite de oliva ha disparado su precio principalmente en el último mes y medio, con una subida del 15,4 % que ha llevado el precio medio de los 8,16 a los 9,42 euros y que en el caso de alguna marca se sitúa ya por encima de los 12 euros. La OCU ha llevado a cabo un sondeo de precios entre 19 marcas de aceite de oliva virgen extra en diez cadenas de supermercado, y la conclusión es que la subida es generalizada y afecta a la práctica totalidad de todas las marcas.