Luis López promete aplicar "políticas distintas" para una Diputación pensada "por y para los concellos"

El popular toma el relevo del gobierno de coalición entre PSOE y BNG con la intención de “aplicar soluciones diferentes y políticas distintas”

Público asistente al pleno de ayer en la Diputación.   | // RAFA VÁZQUEZ

Público asistente al pleno de ayer en la Diputación. | // RAFA VÁZQUEZ / Cristina Prieto

La Diputación de Pontevedra inició ayer una nueva etapa al hacerse efectivo el cambio de gobierno, con la toma de posesión como presidente de Luis López Diéguez, que toma el relevo de la socialista Carmela Silva, primera –y única, por el momento– mujer que ha dirigido la institución provincial, en coalición con el BNG en los últimos ocho años. El presidente provincial del Partido Popular y concelleiro en Rodeiro mostró su habitual tono conciliador, tendiendo la mano a todos los concellos y a todas las fuerzas políticas, pero también se mostró firme al afirmar que esta nueva corporación, aunque no tiene afán destructivo, sí defenderá su personalidad e identidad propia acorde con sus ideas.

“Asumimos el gobierno de la Diputación con total humildad y con un ánimo positivo y constructivo. No venimos a destruir nada, pero tenemos el derecho y la obligación de gobernar. No venimos con un ánimo revisionista, pero tampoco vamos a aceptar, con total lealtad, políticas y decisiones contrarias a nuestros principios”, dijo Luis López en su discurso de investidura, en el que también recordó a los anteriores presidentes de la Diputación y les agradeció su trabajo en la institución. “Hay que abrir una nueva etapa y aplicar soluciones diferentes y políticas distintas”, dijo el nuevo regidor provincial, que apuntó que, “básicamente, este cambio se va a orientar en una acción de gobierno pensada para los concellos y por los concellos”.

No venimos con un ánimo revisionista, pero tampoco vamos a aceptar, con total lealtad, políticas y decisiones contrarias a nuestros principios

Insistió en que “una de las cuestiones que queremos cambiar es la cercanía con todas las administraciones locales de la provincia”, por lo que se comprometió a visitar los 61 concellos pontevedreses en los primeros seis meses de mandato. “Tengo la intención de gobernar esta institución atendiendo a los 61 concellos de la provincia, sin importar el signo de su gobierno político y centrándonos en el bienestar de la ciudadanía”, remarcó.

La jornada comenzó con protestas de los trabajadores del metal y de las ambulancias, que ayer estaban en huelga. Los dos colectivos hicieron sonar sus bocinas y petardos para hacer visibles sus reivindicaciones aprovechando la presencia del presidente de la Xunta, que fue recibido por los diputados populares en el exterior del Pazo Provincial, donde se fundió en un largo abrazo con Luis López acompañado por los fuertes abucheos de los manifestantes. Posteriormente, accedieron al salón de plenos de la Diputación mientras la banda de gaitas provincial tocaba el himno del antiguo Reino de Galicia.

Tras constituirse la mesa de edad, con el hasta ahora vicepresidente de la Diputación, César Mosquera, y la socialista Ana Laura Iglesias al ser los diputados de mayor y menor edad, respectivamente, comenzaron los juramentos de los 27 diputados (14 del PP, 9 del PSOE y 4 del BNG) que forman esta nueva corporación provincial, siendo el primero el propio Mosquera. La mayoría de ellos optaron por la fórmula tradicional, de la que se salieron las nacionalistas Beatriz Lomba y María Ortega, que añadieron que se comprometen a defender los intereses del pueblo gallego y los derechos nacionales de Galicia, además de honrar la memoria de las víctimas de la represión franquista y a sus familias.

PSOE y BNG declinaron presentar candidatura a la presidencia, por lo que Luis López, único candidato, fue elegido por mayoría absoluta con los votos de los 14 diputados del Partido Popular.

Tengo la mano absolutamente tendida y un animo máximo de colaboración. Seré un compañero más

Sin profundizar demasiado, apuntó algunos de los retos que afrontará en los próximos cuatro años: trabajar en favor de la igualdad, del medio ambiente y del cuidado del planeta; apostar más por la demografía en un territorio cada vez más envejecido; potenciar la cultura y la lengua del país; apostar por la promoción económica y la generación de riqueza; cuidar, mantener e invertir en infraestructuras y servicios públicos; apoyar a las asociaciones y colectivos vecinales, sociales, musicales, culturales, deportivos y sociosanitarios, entre otros, así como hacer políticas sociales, de turismo, deporte, cooperación, juventud y relaciones fronterizas.

“Quiero pedirle a los dos grupos de la oposición que sigan trabajando por la provincia, haciendo propuestas y colaborando en el desarrollo y progreso de este territorio”, dijo el nuevo presidente de la Diputación, que aseguró que el nuevo gobierno provincial tiene “la mano absolutamente tendida y un animo máximo de colaboración. Seré un compañero más”. Tras dedicar unas palabras a los trabajadores de la institución provincial, de los que dijo que son “unos magníficos profesionales y unos grandes servidores públicos; ellos son el corazón y los pulmones de esta casa”, Luis López finalizó poniéndose “a la absoluta disposición de todos, en cuerpo y alma, para entenderos y atenderos. Hoy comienza un futuro esperanzador y espero que lo recorramos entre todos. Nos vemos por la provincia”.

Luis López inicia una nueva etapa como presidente de una Diputación “pensada por y para los concellos”

Luis López inicia una nueva etapa como presidente de una Diputación “pensada por y para los concellos” / Cristina Prieto

Los 27 diputados

Tras la toma de posesión de Luis López como presidente, en los próximos días se designará a Rafa Domínguez y Marta Fernández-Tapias como vicepresidentes. Además de estos tres, los demás diputados del PP son el alcalde de Cerdedo-Cotobade y actual portavoz del grupo provincial, Jorge Cubela; la alcaldesa de Marín, María Ramallo, y la portavoz del PP en Cuntis, Isabel Couselo, que compartirá mandato con el alcalde de Portas, Ricardo Martínez, que ocupará el escaño los últimos dos años.

Completan la lista Marcos Guisasola (concelleiro por Sanxenxo), Javier Tourís, José López Campos, los alcaldes de O Porriño, Alejandro Lorenzo, y de A Guarda, Roberto Carrero (que en este caso compartirá escaño con Lara Meneses, de Tomiño), y Nava Castro, alcaldesa de Ponteareas, que rotará con Pablo Castillo, alcalde de Covelo. Los últimos nombres en conocerse fueron los del partido judicial de Vigo: Jesús Vázquez Almuiña (alcalde de Baiona) y Sandra Bastos (concelleira de Redondela), que ocupará el asiento en la Diputación durante los dos primeros años, mientras que los dos siguientes serán para Paula Bouzós (Gondomar).

En el caso del Partido Socialista son Carlos Font, Ana Mejías, Ana Laura Iglesias, Nuria Rodríguez, Gorka Gómez, Digna Rivas, Carlos Gómez, Javier Iglesias Mougán y Gregorio Agís, este último por Poio y único representante por el partido judicial de Pontevedra, que retiene el acta que ya defendió en el mandato que ahora se termina.

En cuanto al BNG, se mantiene como diputado César Mosquera, al que acompañarán María Ortega, por el partido judicial de Pontevedra; Manuela Pomar, por el de Vigo, y Beatriz Lomba, por el de Tui.

Luis López inicia una nueva etapa como presidente de una Diputación “pensada por y para los concellos”

Luis López inicia una nueva etapa como presidente de una Diputación “pensada por y para los concellos” / Cristina Prieto

Rueda: “Se abre una etapa de muchísima colaboración con la Xunta”

El presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, señaló que ayer fue un “día de alegría” por el cambio de gobierno en la Diputación, iniciándose una etapa que espera sea “sin confrontación ni rivalidades”. Rueda subrayó que el nuevo presidente “merece” ostentar esta responsabilidad y reúne “muchísimas condiciones” tras ser alcalde, diputado o delegado de la Xunta. “Se abre una etapa de muchísima colaboración entre la Diputación y la Xunta”, destacó el presidente gallego, que indicó que “todo lo que dependa de mí será una realidad”. “Será una etapa dura e ilusionante que puede tener muy buenos resultados”, sentenció.

Ana Pastor, Rafael Louzán y César Mera, entre los 300 asistentes al acto

Además de por el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, Luis López estuvo arropado por personas relevantes dentro del Partido Popular, como la exministra Ana Pastor y los expresidentes de la Diputación Rafael Louzán y César Mera, así como por el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, y el de Sanidade, Julio García Comesaña, pero también por familiares y amigos no solo del propio presidente, sino también de los diputados.

Alrededor de 300 personas, entre representantes políticos, militares y civiles, participaron en el multitudinario pleno de constitución de la nueva Corporación Provincial, tales como el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores; el presidente de la Audiencia Provincial, Francisco Javier Menéndez; el fiscal jefe de la Audiencia, Pablo Varela; el rector de la Universidade de Vigo, Manuel Reigosa, así como representantes de colectivos sociales, económicos, deportivos y del mundo de la judicatura y la educación.

El sucesor de Luis López como delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Agustín Reguera, tampoco se perdió el acto, en el que estuvo acompañado por su homóloga en Vigo, Ana Ortiz, a quienes el nuevo presidente provincial también dedicó unas cariñosas palabras en su discurso de investidura. Además de Ana Pastor, también asistieron otros integrantes del Congreso de los Diputados y del Senado, así como alcaldes y alcaldesas de la provincia, como los de Sanxenxo, Telmo Martín, y Poio, Ángel Moldes.

Tampoco se perdieron el cambio de gobierno en la Diputación los presidentes de las autoridades portuarias de Marín-Ría de Pontevedra y Vigo, José Benito Suárez y Carlos Botana, respectivamente, así como la directora del Centro Penitenciario de A Lama, Teresa Delgado, y representantes de las Comandancias Navales, Policía Nacional y Autonómica, Guardia Civil y Subdelegación de Defensa.

[object Object]

Con buen talante asumieron los diputados del PSOE y BNG el cambio de gobierno en la Diputación. El hasta ahora vicepresidente, César Mosquera, mostró además su peculiar sentido del humor cuando, desde la presidencia del pleno como diputado de mayor edad, le comentó a Luis López poco antes de ser investido que “no sé cómo estás de la espalda, pero si no estás bien, esta silla vete cambiándola porque vas a sufrir”. El nacionalista deseó los mayores éxitos al nuevo presidente y que siga trabajando “por resolver los problemas de esta diputación y esta provincia”.

Ni el Partido Socialista ni el BNG presentaron candidato a la presidencia, porque “por la aritmética de los resultados, las cuentas son las que son y no dan”, pero el PSOE no renunció a hacer un balance de la gestión del anterior gobierno a través de un discurso de casi un cuarto de hora del portavoz del grupo, Carlos López Font, que comenzó reconociendo “el resultado electoral, que tiene como consecuencia el pleno que acabamos de constituir. Esto es la democracia y nosotros siempre somos respetuosos, cuando gobernamos y cuando estamos en la oposición”.

Font señaló que “estamos ante un cambio de gobierno especial, a nuestro entender, y distinto a otros cambios, muy diferente al que protagonizamos en 2015. Entonces se entregaba un gobierno con desigualdades importantes entre concellos, en muchos casos eran extremas, así estaba en el presupuesto de la libre disposición y de la nula transparencia. Ahora la gestión no está cuestionada, con una actuación que ha hecho real la igualdad entre los 61 concellos de la provincia”.

En este sentido, se refirió a “dos instrumentos legales que han permitido la equidad: el Plan Concellos y los convenios con las ciudades de Pontevedra y Vigo”. El socialista añadió que “el Plan Concellos ha ido creciendo económicamente y permite tres líneas de actuación: infraestructuras, creación de empleo y actuaciones de todo tipo”.

Font destacó el “modelo de consenso aceptado por todos, los 59 concellos más Pontevedra y Vigo”, con los alcaldes “siempre a favor de este modelo, pues nadie pidió una vuelta al anterior”, y puso el valor la evaluación de la transparencia del ente provincial, siendo junto a Barcelona la provincia más transparente del Estado y la única de las cuatro gallegas que cumplía con todos los criterios de evaluación del Consello de Contas de Galicia.

“Sabemos ser oposición”, aseguró Font, que destacó que “están obligados como gobierno a hacer lo posible, nosotros como oposición, a exigirlo. No damos cheques en blanco. Estaremos desde hoy (por ayer) y hasta el último día en contra de cualquier discriminación, los criterios objetivos deben ser la norma. Nos corresponde la tarea de vigilancia de que esto se cumpla”.

El socialista aprovechó para apuntar que “el voto directo no se corresponde con nuestra representación aquí. PSOE y BNG obtuvieron 256.000 votos en la provincia y el PP, 185.000. Esta aritmética debe de hacer reflexionar al gobierno que se constituye, porque durante ocho años, dos formaciones políticas hemos sumado desde el progresismo, la igualdad entre concellos y la transparencia como bandera”.