El casi medio centenar de farmacias de la comarca adapta su horario al nuevo decreto

La mayoría de los despachos de la ciudad mantienen su horario, pero hay varios casos en los que han tenido que adelantar su cierre EEspecialmente en municipios pequeños, hay boticas que dejan de abrir domingos y festivos

La farmacia de Plaza de España modificó su horario el pasado 1 de marzo. |   // RAFA VÁZQUEZ

La farmacia de Plaza de España modificó su horario el pasado 1 de marzo. | // RAFA VÁZQUEZ / C. P.

C. P.

Después de dos meses de adaptación, las 47 farmacias de Pontevedra y su entorno cuentan con nuevo horario desde el pasado lunes, conforme al decreto de la Xunta de Galicia para regular sus horarios, guardias y vacaciones. La norma, que entró en vigor el pasado 9 de febrero, establece distintos tiempos de atención al público con un horario mínimo y otro voluntario ampliado. En la práctica se traduce en que aquellos despachos que estaban abiertos durante casi todo el día pasan a reducir su jornada.

El decreto establece que todas las farmacias gallegas abrirán, como mínimo, 38 horas y media semanales (con una jornada que se distribuye de 9.30 a 13.30 horas y de 16.30 a 19.30 horas de lunes a viernes, mientras que los sábados estarán operativas de 10.00 a 13.30 horas). Pero el horario de tarde sufrirá una modificación en la temporada veraniega, desde el 16 de junio al 15 de septiembre, retrasando media hora la apertura y el cierre (de 17.00 a 20.00 horas).

Tal y como señala el Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra, que preside Alba Soutelo, el nuevo decreto no va a suponer grandes cambios en las boticas de la comarca, salvo algunos establecimientos que dejarán de abrir los domingos y festivos porque, aunque son voluntarios, aquellos que opten por abrir tendrán que hacerlo todos los domingos y siempre con el mismo horario que los sábados, lo que supone un problema especialmente en pequeños municipios. Profesionales de concellos del entorno de Pontevedra explican que cada farmacia se adapta a su zona geográfica y sus circunstancias, de ahí que no les guste esta nueva norma.

Los restantes cambios son adaptaciones a las dos opciones que da el nuevo decreto, de seguir con el mismo horario todo el año o adaptarse al período de verano, que se desarrolla del 16 de juno al 15 de septiembre, y de invierno, del 16 de septiembre al 15 de junio.

En la ciudad hay varios ejemplos de farmacias que han tenido que recortar su horario, como es el caso de la botica de Plaza de España, que el 1 de marzo ya estrenó nuevo horario, sin llegar a agotar el plazo que había dejado la Consellería de Sanidade, hasta el pasado 10 de abril. “Antes cerrábamos a las 23.00 horas y ahora tenemos que cerrar a las 22.00 horas”, explica su propietaria, que reconoce que en su primer mes con el horario nuevo “se ha notado la diferencia”.

Este despacho cuenta con horario ampliado, que permite abrir 24 horas diarias o un máximo de 13 y media. “Antes abríamos 14 horas al día. Lo que hacemos ahora es abrir media hora antes, a las 8.30 horas, cuando antes abríamos a las 9.00, y como tenemos que cerrar una hora antes ya hacemos las 13 horas y media”, apunta.

Sin embargo, la mayoría de las farmacias de Pontevedra no tendrán que hacer grandes cambios. En el despacho de Amaro Area, en la calle Benito Corbal, “no hemos tenido que hacer ninguna modificación, seguimos con el horario de siempre”, apunta su responsable.

La nueva norma, que sustituye a la de 1999, contempla dos excepciones, que deberá autorizar la Consellería de Sanidade previa propuesta del colegio oficial. Una de ellas es la posibilidad de que las boticas que vean su viabilidad económica comprometida realicen jornada continuada de 9.30 a 16.30 horas de lunes a viernes. La otra permitiría a algunos despachos de medicamentos cerrar los sábados siempre y cuando su zona de cobertura tenga garantizada la atención farmacéutica y que al menos el 50% de las oficinas estén abiertas. Desde el Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra comentan que son pocas las que se encuentran en esta situación.

[object Object]

Las guardias también sufren modificaciones con este nuevo decreto. Las farmacias funcionarán en dos turnos: uno diurno de 9.30 a 22.00 horas y otro nocturno de 22.00 a 9.30 horas del día siguiente. Requerirá la presencia de, al menos, una persona, aunque el decreto abre la posibilidad de que sean “guardias localizadas”, es decir, que el farmacéutico esté localizable y pueda acudir al despacho para dispensar los medicamentos.

La ley de ordenación farmacéutica de Galicia establece que habrá, al menos, una botica de guardia diurna, otra de guardia nocturna y otra abierta en domingos y festivos para las zonas farmacéuticas de entre 30.001 y 70.000 habitantes; un mínimo de tres abiertas de día, una de noche y otra en domingos y festivos para las áreas de 70.001 a 150.000 vecinos y para más de 150.000 residentes se establecen cinco oficinas diurnas, dos nocturnas y dos para domingos y festivos.

Por debajo de los 30.000 habitantes, debe haber al menos una farmacia abierta donde se localice el Punto de Atención Continuada (PAC) de la zona. Según las características geográficas y de población de cada lugar, se podrán establecer turnos de guardia entre distintas boticas en el área de referencia del centro sanitario, de manera que se asegure la prestación del servicio. Estas deberán estar a menos de 15 kilómetros o 15 minutos del PAC. Siempre y cuando se cumplan estas distancias, los despachos de medicamentos en zonas sin punto de urgencias podrán eludir la guardia nocturna o rotar turnos con las boticas del área de referencia del PAC. En cuanto a las guardias diurnas, tendrán la opción de rotar en los turnos en domingos y festivos con otras farmacias del área sanitaria. En la de Pontevedra-O Salnés hay nueve PACs: Pontevedra (A Parda), Marín, Bueu, Caldas, Sanxenxo (Baltar), Cerdedo, Cambados, O Grove y Vilagarcía.

En las zonas rurales sin PAC, también se contempla la rotación en las guardias diurnas con farmacias de los municipios colindantes.