El primer día de la huelga médica repercute con el desvío de pruebas a Urgencias de Montecelo

La guerra de cifras sitúa el seguimiento del paro en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés entre el 35%, según el sindicato CESM, y el 7% que defiende Sanidade

Una de las salas de espera del centro de salud Virxe Peregrina de Pontevedra, ayer por la mañana. |   // GUSTAVO SANTOS

Una de las salas de espera del centro de salud Virxe Peregrina de Pontevedra, ayer por la mañana. | // GUSTAVO SANTOS / Ana López

Los médicos del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, al igual que los del resto de Galicia, comenzaron ayer la primera jornada de una huelga indefinida que mantendrán hasta que la Xunta de Galicia se avenga a llegar a un acuerdo que frene “el deterioro galopante de las condiciones laborales de los trabajadores en la última década”. Convocados por el sindicato CESM, iniciaron el paro en la medianoche del lunes al martes en todos los ámbitos sanitarios: Atención Primaria, hospitalaria, Urgencias y 061.

El seguimiento fue muy diferente según la fuente consultada. La habitual “guerra” de cifras sitúa una participación de un 35% de los facultativos del área sanitaria si se atiende a la información facilitada por CESM, mientras que el porcentaje cae drásticamente hasta un 7% en base a la que trasciende a través de la Consellería de Sanidade.

En Pontevedra y O Salnés se tuvieron que suspender 23 pruebas, 20 cirugías y 453 consultas externas

En cualquier caso, esta primera jornada ha tenido como principal repercusión un incremento en la afluencia de pacientes a Urgencias del Hospital Montecelo, tal y como ha podido saber FARO.

“Sobre todo están llegando personas derivadas por los especialistas y por médicos de Atención Primaria para la realización de pruebas que no se han podido hacer en los centros a los que acudieron los pacientes con motivo de la huelga”, aseguran las fuentes consultadas, que añaden que se trata, sobre todo de radiografías y algunos tipos de ecografías.

Esta afluencia comenzó a notarse especialmente a partir del mediodía, momento hasta el cual se habían producido 75 entradas en total en este servicio hospitalario. Las mismas fuentes destacaron que, pese a todo, “no se produjo colapso”.

De hecho, según la información facilitada por el Sergas, ayer en Pontevedra y O Salnés se tuvieron que suspender 23 pruebas, 20 cirugías y 453 consultas externas.

Pacientes en el centro de salud de Baltar, en Portonovo, Sanxenxo. |   // GUSTAVO SANTOS

Pacientes en el centro de salud de Baltar, en Portonovo, Sanxenxo. | // GUSTAVO SANTOS / Ana López

Hay que recordar, asimismo, que los servicios mínimos establecidos en Urgencias por la Consellería de Sanidade según la orden publicada en el DOG son los mismos que los de un fin de semana. Así, en el Complexo Hospitalario de Pontevedra contaron, como mínimo, con ocho médicos de Urgencias en horario de mañana y tarde y seis en el de noche. En el área quirúrgica los mínimos fueron de 56 de mañana, 18 de tarde y 17 de noche. En el área clínica y hospitalización, 46, 12 y 12, mientras que en los servicios centrales: 22, 4 y 4.

En cuanto a la Atención Primaria, Pontevedra y O Salnés deben sumar en huelga al menos 80 médicos de familia, pediatría, odontología y farmacia en horario de mañana, 27 de tarde y 12 de noche.

[object Object]

La valoración del seguimiento de la huelga por parte de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos es de “éxito”, con un 60% a nivel gallego y ese 35% en Pontevedra y O Salnés.

Por su parte, la Consellería de Sanidade manifiesta que respeta la decisión de los profesionales que han decidido secundar la huelga y destaca que sigue “apostando por el diálogo y el consenso con todos los actores implicados en el fortalecimiento de la sanidad pública gallega”. Según sus datos, el seguimiento de la huelga en la primera jornada en toda Galicia ha sido del 14,2%, y de tan solo el 5,38% en Atención Primaria. Respecto a Pontevedra y O Salnés indica que la secundó un 6,99% de los facultativos, bajando al 0,81% en horario de tarde.

[object Object]

El sindicato CESM considera “innegociable” la implantación de las 35 horas semanales, la equiparación del precio de la hora de guardia al resto de comunidades, la extensión del complemento específico y la actualización de los módulos de atención continuada, entre otras reclamaciones, como las agendas cerradas en Atención Primaria con 25/30 pacientes por jornada y diez minutos mínimo de atención para cada uno. Asimismo, reclama las consultas presenciales y limitar la telemedicina.