Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Belén Riveiro | Profesora e investigadora

“Los premios están muy bien como medalla, pero los investigadores necesitan contratos dignos y carreras estables”

Su trabajo sobre resiliencia de infraestructuras de transporte a eventos externos es reconocido a nivel nacional

La investigadora y profesora Belén Riveiro. Fundación BBVA

La profesora e investigadora de la Universidade de Vigo Belén Riveiro (Cerdedo-Cotobade, 1983) ha ganado uno de los Premios Nacionales de Investigación para Jóvenes, galardones convocados por el Ministerio de Ciencia e Innovación para distinguir el mérito de investigadoras e investigadores menores de 40 años que estén desarrollando una labor relevante reconocida internacionalmente. En su caso, el reconocimiento le llega en el área de ingeniería y arquitectura, modalidad bautizada como Premio Nacional Matilde Ucelay, en memoria de quien fue la primera española en ingresar y titularse en una escuela de arquitectura y, años más tarde, Premio Nacional de Arquitectura. Según el fallo del jurado de los premios, dotados con 30.000 euros en cada modalidad, Riveiro fue reconocida por el impacto de sus investigaciones, centradas en la resiliencia de las infraestructuras de transporte a eventos externos. Además, la profesora había sido galardonada con una de las Becas Leonardo 2021 por la Fundación BBVA sobre el uso de la inteligencia artificial para anticipar el colapso de puentes.

– ¿Cómo recibe la noticia del premio?

– Sentí una sorpresa muy grande y, en cuanto empecé a digerirlo, sentí mucha alegría. Al final es un reconocimiento al trabajo de muchos años con mucho esfuerzo profesional y personal. Es una satisfacción inmensa que nuestro grupo de investigación de la Universidade de Vigo pueda estar a ese nivel; es un orgullo.

La resiliencia surge a raíz de la exposición a eventos como fenómenos meteorológicos o acciones humanas”

decoration

– Su investigación se centra en la resiliencia de las infraestructuras de transporte, una palabra con la que nos hemos familiarizado mucho en la pandemia...

– Sí (Risas). En este caso son infraestructuras de transporte terrestre, tanto carreteras, y sus activos asociados, como de ferrocarril, también con sus correspondientes activos. La resiliencia es un término muy de moda y en concreto en el ámbito de las infraestructuras surge a raíz de la mayor exposición a eventos extremos, tanto fenómenos meteorológicos como acciones humanas. De hecho, diferentes organismos a nivel nacional e internacional están fomentando el desarrollo de soluciones para abordar de un modo más eficiente la ocurrencia de estos eventos extremos. En concreto, en 2018 nuestro grupo de investigación se presentó a una convocatoria de ayudas al programa Horizonte 2020 centrada en el desarrollo de soluciones para mejorar la resiliencia de las vías de transporte a estos eventos. Ahí hicimos una propuesta en la que quisimos integrar diferentes disciplinas relacionados con esta mejora de cara tanto a consecuencias del servicio para los ciudadanos, que se ven afectados por la interrupción en el uso de las infraestructuras, como de consecuencias económicas por cualquier colapso; es decir, minimizar todas ellas.

– Hay contextos en los que tenemos claro cuáles pueden ser los agentes externos, como podría ser un ataque terrorista en un país en conflicto, pero ¿qué ocurre a un nivel más local como el nuestro? Es inevitable pensar en el derrumbe del viaducto entre León y Galicia el pasado verano...

– Sí, esa es precisamente la disciplina en la que trabajamos en el grupo de investigación. Investigar cuál es la condición de la infraestructura para poder anticipar un colapso cuando hay una sobrecarga. Por ejemplo, en un puente, en un momento de riada, cuando hay un crecimiento del cauce del río que arrastra materiales y tapona un arco, se genera una sobrecarga sobre la estructura que puede llegar a derribarla. Conociendo cuál es su condición de salud estructural podemos anticiparnos y saber cuál será su aguante.

"En un puente, en un momento de riada, cuando hay un crecimiento del cauce del río que arrastra materiales y tapona un arco, se genera una sobrecarga sobre la estructura que puede llegar a derribarla"

decoration

– ¿Es buena la salud de este tipo de infraestructuras en general?

– Por eso es fundamental conocerla, para evitar estas catástrofes y, sobre todo, que haya víctimas. Lo que sucede es que el parque de activos actuales es inmenso y para poder abordarlo hacen falta recursos que muchas veces no hay o son limitados. Eso da lugar a que en ocasiones ocurra que algunas infraestructuras colapsen sin que, aparentemente, se hiciera nada para evitarlo. Hay que optimizar los recursos priorizando aquellos activos con peores consecuencias.

– La aplicación práctica de su investigación implicará siempre un trabajo mano a mano con las Administraciones públicas...

– En general, cuando desarrollamos un proyecto suele ser en convocatorias competitivas que son consecuencia de las preocupaciones de las Administraciones. Nuestras soluciones pretenden llegar a la sociedad. Partimos de la base de que cuando investigamos sea para responder a retos actuales, problemas reales de la sociedad. Nuestras herramientas están a disposición de los agentes interesados, que pueden ser Administraciones públicas, o empresas públicas encargadas de la gestión y mantenimiento de infraestructuras o incluso empresas privadas que son potenciales concesionarias de actuaciones públicas.

Cuando investigamos queremos que sea para responder a retos actuales, problemas reales de la sociedad”

decoration

– ¿Han recibido ya alguna llamada en este sentido?

– El premio es algo muy reciente y por ahora en estas dos semanas hemos recibido llamadas de colegas a nivel nacional para tratar de buscar sinergias de las herramientas que tenemos en nuestro grupo con las de otras líneas de investigación para tratar de expandirlas.

– Este premio, además de galardonar su trabajo, también reconoce la importancia de la investigación.

– El premio no deja de ser un reconocimiento. Lo que se trata es de reconocer el trabajo de muchos años. La novedad es que sea a investigadores jóvenes. Los premios están muy bien como medalla, pero la investigación no se resuelve con premios; lo que hay es que apoyarla con ayudas más directas y con salarios a los investigadores. Porque el premio está muy bien el año en que te lo dan, porque es un extra, pero lo que hace falta es que los investigadores tengan contratos dignos y carreras estables y que la investigación se apoye mediante otros instrumentos, con financiación sostenible en el tiempo.

Compartir el artículo

stats