Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fábrica de metanol verde de Iberdrola y Foresa en Caldas optará a fondos europeos

El alcalde Juan Manuel Rey se reunió ayer con la directiva de la empresa caldense y destaca la creación de 55 empleos | Se asocia a una planta de CO2 mediante taninos

Instalaciones de Foresa en Caldas. Noé Parga

La planta de metanol renovable que impulsan Iberdrola y Foresa en el municipio de Caldas, con un primer nicho de empleo de 55 puestos de trabajo, afronta, tras recibir el respaldo expreso de la Xunta, la fase de definición y, sobre todo, de búsqueda de fondos. El objetivo es acudir a todas las administraciones, desde la autonómica y la estatal, hasta la europea, con el plan Next Generation, según indicó ayer el alcalde, Juan Manuel Rey, tras analizar con la dirección de Foresa las lineas maestras de este proyecto.

Rey, que ya había sido informado en su día de estos pasos, calificó ayer de “proyecto de gran calado” esta iniciativa y destacó la creación de 55 empleos, “muchos de ellos cualificados”. Además, según sus datos, el plan lleva aparejada una segunda fábrica, impulsada exclusivamente por Foresa, “para elaborar CO2 mediante taninos”.

El alcalde admite que aún es pronto para hablar de permisos y autorizaciones y está a la espera de la tramitación administrativa. “Si se declara supramunicipal, el Concello no tendría que intervenir” salvo en algún apartado concreto, dice Rey, que muestra su apoyo al proyecto con la puntualización de que no conlleve molestas para los vecinos. El regidor destacó el especial interés de los promotores en destacar el concepto de metanol vede, que no conlleva ningún tipo de elemento contaminante.

Esta alianza entre Iberdrola y Foresa se denomina Green Umia y supondrá una reducción de 58.000 toneladas de CO2 durante sus primeros diez años de funcionamiento, como resultado de la producción de unas tres mil toneladas al año de metanol renovable al año, que serán utilizadas por la propia Foresa para incorporarlas a una gran variedad de industrias.

El proyecto Green Umia supondrá una inversión superior a 40 millones de euros y ha sido ya presentado al programa de ayudas para proyectos Pioneros y Singulares de Hidrógeno Renovable del IDAE y propone una solución pionera para integrar en una misma ubicación la producción y el uso industrial de hidrógeno verde, que junto con el dióxido de carbono capturado de una fuente biomásica, se va a utilizar para sintetizar el metanol renovable.

Para que el metanol tenga la consideración verde, el suministro de energía necesario para la producción de hidrógeno verde, debe provenir de fuentes de generación renovable de nueva construcción.

Para ello, se establecerá un acuerdo de suministro energético desde el parque eólico Castro Valente, situado a 12 kilómetros de la futura planta de metanol y que contará con una potencia total de 18 MW. Su construcción supondrá una inversión aproximada de 14 millones de euros y la generación de unos 70 puestos de trabajo (directos, indirectos e inducidos) durante la fase de construcción.

Compartir el artículo

stats