Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Se pasea James Bond por Pontevedra?

El X Rally de coches clásicos “Terras do Incio” culmina en la Boa Vila tras una semana de ruta por Galicia

Andrés Castro ante su Aston Martin en la Praza de España de Pontevedra. GUSTAVO SANTOS

No todos los días se ve un Aston Martin, el coche favorito de James Bond, circulando por Pontevedra. Cuando además lo hace acompañado por dos Ferrari, cuatro Jaguar, tres Mercedes, un Porsche, un Alfa Romeo Spider Veloce, un Toyota MR2, un Morgan, un Corvette, un Lancia 28, un Fiat 1.600 y hasta un Bentley, se encienden todas las alarmas de los amantes del mundo del motor.

Más de una veintena de joyas sobre ruedas de varias décadas llegaron ayer a la Boa Vila con el X Rally de coches clásicos “Terras do Incio”, que tras una semana de ruta por diversos lugares de Galicia recaló en la capital de la provincia para poner punto y final a su salida. En la misma Praza de España estacionaron durante unas horas para poder visitar la ciudad y agradecer su hospitalidad con una interesante, y muy visitada, exposición al aire libre.

El grupo de conductores y propietarios de los vehículos clásicos. Gustavo Santos

Al frente del grupo están Andrés Castro y Pilar Dedelius, organizadores de esta iniciativa que desde hace diez años no ha dejado de salir, ni siquiera durante la pandemia del COVID. Todos ellos son propietarios de coches clásicos que se fueron conociendo en diferentes rallyes de España y que, pese a proceder de distintas comunidades autónomas, mantienen el contacto para reunirse al menos una vez al año.

Deben el nombre de su grupo a que Terras do Incio es el lugar de nacimiento de Andrés Castro. Aunque no le gusta presumir al respecto, confiesa a FARO que él mismo tiene cuatro coches clásicos: Aston Martin, Fiat 124, Seat 600 y Seat 1.500. Como es lógico, tiene conocimientos de mecánica y siempre los mantiene a punto.

Precisamente, del grupo de vehículos que ayer visitaron Pontevedra el Aston Martin era el más exclusivo, mientras que el más antiguo era el Bentley, de 1951. Entre las curiosidades, que los entendidos en la materia ya conocen de sobra, un lucido Morgan color amarillo que, pese a las apariencias, fue fabricado en 1997. Su propietario explica que el diseño exterior lleva fabricándose exactamente igual desde 1909, aunque con un motor más moderno, claro está.

El Bentley y los otros vehículos abandonan la Praza de España. Gustavo Santos

Exposición improvisada

Como no podía ser de otro modo, la esporádica exposición en la calle atrajo la atención de numerosos viandantes que pasaban por la Praza de España. Los vehículos estuvieron estacionados frente al viejo edificio del Concello entre las 12 del mediodía y las cinco de la tarde, protegidos por vallas con un precinto y vigilados por un guardia jurado. En el momento en el que se rompió la barrera para poder movilizarlos de regreso a sus lugares de origen hubo incluso algún afortunado que pudo tomarse fotos en el interior con el consentimiento de sus propietarios, que amablemente charlaron con el público explicándoles las características de sus coches.

Andrés Castro reconoce que estas salidas son muy esperadas por todo el grupo. “Los primeros años salíamos desde la Plaza Mayor de Astorga y recorríamos el norte de España y la provincia de Lugo. Por Galicia siempre intentamos ir por lugares menos conocidos. Esta semana hemos estado en Sober, Manzaneda, Castro Caldelas y ahora nos alojamos en A Toxa. El sábado iremos a la Illa de Arousa y el domingo ya nos marchamos”, resume.

Para conocer Pontevedra realizaron una de las visitas guiadas por la ciudad de la mano de la guía Raquel Abollo, con quien conocieron los principales lugares de la ciudad y su historia. “Nos encantó; nos quedamos encantados”, asegura en nombre de todos sus compañeros Castro.

Compartir el artículo

stats