Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DESDE MI ATALAYA

Problemas de tráfico

Problemas de tráfico

Marín en estos días de pleno verano, sufre un caos el tráfico urbano que pone en peligro la integridad de los peatones. Es una situación que se repite desde hace tiempo, y que se agrava en verano, a pesar de la decisión tomada de reducir la circulación por todo el caso urbano a 30Km/h. Y ello por varias razones: una, y principal, porque los conductores no la respetan; otra porque la señalización es escasa y poco visible; y tercera, y muy importante, es porque no hay control ni seguimiento suficientes para hacer llegar a los conductores la obligatoriedad de cumplirla. Cuando se implantó esta velocidad, en principio no se hizo una señalización adecuada, es decir, no se pusieron las señales suficientemente llamativas y visibles, sino que se colocaron unas señales indicativas demasiado pequeñas, escasas y apenas perceptibles.

Sobre la falta de control en las calles de plataforma única, otro tanto de lo mismo. Podemos afirmar que ningún conductor respeta la velocidad de 10 km/h. Ni siquiera los autobuses que bajan por Jaime Janer y Almuiña, ni tampoco por la calle del Sol, A Roda y O Forno, incumplimiento total, y ello porque no se controla suficientemente. Tampoco la ordenación del tráfico parece la más adecuada, y varios cruces. Por ejemplo, en el cruce de Ezequiel Massoni con Concepción Arenal y su bajada Roda, todos los días se producen atascos que interrumpen la circulación por Concepción Arenal, y además por permitir bajar por la calle peatonal y estrecha de A Roda, a camiones grandes, donde existe una academia y la entrada al Comedor, por lo que a ciertas horas hay muchos peatones y niños, y los camiones de gran porte prácticamente ocupan toda la calle, produciendo situaciones peligrosas. Por eso sería conveniente arbitrar unas horas de reparto, y el resto del día únicamente con furgoneta. Tampoco se debería permitir la bajada por Ezequiel Massoni hacia A Roda, que estamos seguros en el departamento de tráfico conocen de sobra. Cosas que convendría estudiar detenidamente para tomar la mejor solución. Y encima, en este cruce existe una cafetería que tiene las mesas al borde mismo de la calle Concepción Arenal que suponen un grave peligro, pues cualquier mala maniobra de un vehículo, se llevaría por delante a las mesas y sus clientes, cosa que Dios no lo quiera, puede suceder en cualquier momento. Sin ir más lejos la semana pasada, estando allí sentados, vino un coche a gran velocidad y haciendo eses, que produjo una gran alarma entre los clientes. Lo mismo ocurre en la calle Ezequiel Massoni, que se eliminó el aparcamiento, y se construyó una ampliación de la acera para colocar las mesas de bares, y están en el mismo peligro, que cualquier día un coche o camión, de los muchos que circulan diariamente, produzca una tragedia. Entendemos que las sillas y mesas no pueden estar al borde de la calle, deben guardar una distancia de seguridad.

Por todo ello, parece necesario hacer una revisión de las direcciones del tráfico, y sobre todo más control y vigilancia. Por el bien de todos, porque este verano, que ya se terminó, hemos sufrido una situación caótica, y si queremos una villa tranquila, para disfrute de los marinense, hay que rectificar, y mucho, las direcciones, que las bicicletas y patinetes no vayan por la acera, etc., etc..

En fin, mucho trabajo por delante, si de verdad queremos ese Marín que se nos anuncia solo para disfrute del peatón.

Compartir el artículo

stats