Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad recupera la Feira Franca en una edición dedicada al río Lérez y que atrae a nuevos grupos

Están inscritos 183 colectivos de particulares para comer en la calle, de los que al menos 25 acuden por primera vez a la fiesta | El río acogerá una muestra de embarcaciones tradicionales y de utensilios marineros

Unos vecinos se divierten en una actividad de la última edición de la Feira Franca. | // GUSTAVO SANTOS

La Feira Franca regresa a Pontevedra tras dos años de paréntesis impuesto por la pandemia. Será una edición dedicada al río Lérez, que ya iba a ser el homenajeado en la última convocatoria que fue suspendida. Esta XXI Feira Franca aporta como novedad la instalación de un castillo de atracciones infantiles en la avenida de Reina Victoria.

Con el plazo de reserva de mesas en la calle ya cerrado, se han anotado 183 grupos de particulares, de los que 25 son nuevos. Hay además 116 puestos de hostelería en la calle y 92 de mercado y artesanías.

La concejala de Festas, Carme da Silva, presentó ayer el programa, que arrancará en la noche del viernes 2 de septiembre con los pregoneros de la Feira Franca a partir de las siete de la tarde, seguidos de un espectáculo inaugural en A Ferrería. El título del montaje preparado por Pablo Méndez Performances es “O Lérez”, a quien se dedica esta 21 edición. “O río vai falar”, anuncia el director del espectáculo.

El sábado 3, como es tradicional, se desplegarán las comidas por las calles del centro histórico, rodeadas de música, juegos, espectáculos, animación callejera y todo tipo de actividades, a cargo de más de veinte asociaciones y agrupaciones.

A las 12.00 horas se realizará el tradicional transporte del vino por las calles del centro histórico a cargo de la Asociación Ricreativa de Xeve.

Muestra en el río

Habrá de nuevo dos pases del torneo medieval en la plaza de toros de San Roque (a las 17.30 y a las 20.00 horas) a cargo de la compañía Hípica Celta y también se ofrecerán actividades en el río Lérez, entre los puentes de O Burgo y As Correntes, con una muestra de embarcaciones tradicionales. Además, en el mismo puente de O Burgo será instalada una muestra tradicional y de attrezzo marinero.

El homenajeado en esta edición del regreso de la Feira Franca, el río Lérez, “es hoy más protagonista que nunca, porque vemos su importancia en la vida de Pontevedra”, como señaló la concejala de Fiestas. “Ya pensábamos en 2020 que debía ser el protagonista, pero no podíamos ni imaginar hasta qué punto hablaríamos del Lérez en nuestra vida cotidiana. Es un homenaje más que merecido”, añadió.

La Feira Franca “es una fiesta que marca el final del verano, el inicio del otoño y en la que participan de forma directa decenas de colectivos y agrupaciones”, recordó la concejala.

En esta XXI edición la Feira Franca trata de recobrar toda la fuerza y el esplendor que llegó a tener en los últimos años. Se trata de un evento masivo, a pie de calle, donde se juntan diversas y variadas propuestas: gastronomía, ocio, música, animación, artesanía… Un conjunto de elementos que hacen posible que la ciudad cambie de tiempo y de edad, una fiesta en la que todo el vecindario participa y que durante jornada y media hace buceo en el pasado.

“Si algo es la Feira Franca es el contacto, la socialización y la participación de muchísima gente, tanto de la que viene a disfrutar de ella como la que participa en su organización”, comentó Da Silva.

La instalación del castillo medieval en la avenida Reina Vitoria se hace para liberar el paso en la plaza del Concello –explicó la concejala–, en la búsqueda de una mayor comodidad para todo el mundo.

Carme da Silva hizo hincapié en la autonomía de la fiesta y en la “ilusión” que demuestra la ciudad por ella, pues después de dos años “hubo mucha renovación en las mesas de particulares”, fijada por esos 25 nuevos grupos que han solicitado estar en la fiesta por primera vez.

Compartir el artículo

stats