Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio siglo de amistad y proyección de la Boa Vila

Imágenes inéditas de la ciudad de los años 20 y una tirada de fuegos sorpresa completan la cena de gala de Amigos de Pontevedra

Foto de familia de los galardonados con los premios extraordinarios del 50 aniversario y los anuales. Gustavo Santos

Amigos de Pontevedra festejó ayer su 50 aniversario con una “xuntanza” que estrenó formato como cena de gala y en la que no faltaron desde imágenes inéditas de la ciudad de hace un siglo a una tirada de fuegos sorpresa que puso la rúbrica al cumpleaños. El periodista Xabier Fortes ejerció de conductor del encuentro, que convocó en el Pazo a los 9 premios extraordinarios de esta edición de las bodas de oro y a los 7 particulares y entidades que recibieron en este 2022 los tradicionales galardones anuales. En todos los casos se buscaba reconocer su labor en la proyección exterior de la Boa Vila.

La cena de gala se celebró en el Pazo da Cultura. | // GUSTAVO SANTOS

El alcalde, Miguel Fernández Lores y la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, fueron algunos de los encargados de imponer las insignias, con amigos de infancia, alumnos y familiares de los homenajeados, caso del médico Miguel Domínguez o la empresaria Virginia Pozo.

Algunos asistentes conversan antes de comenzar el acto. | // G. SANTOS

La canción de Luis Queimada dedicada a Pontevedra dio la bienvenida a los socios de invitados. Xabier Fortes recordó que en 1972, “con el descenso del Pontevedra a segunda división muy reciente, algún ilustre pontevedrés sospechó que era el momento de darle un pequeño empujón, cuando menos anímico, a esta pequeña capital de provincia, y así fue como se fundó la asociación Amigos de Pontevedra”.

El periodista explicó a FARO que en Amigos de Pontevedra “hay actualmente miembros de la segunda y tercera generación” de participantes en aquella primera “xuntanza” de 1972, “impulsada por José Malvar Figueroa, Víctor Cervera Mercadillo, Fernando Lamas, Antonio Hereder y Francisco Otero”, destacó durante la entrega de premios, antes de incidir en que el nuevo formato de la reunión, en forma de cena, se mantendrá en años sucesivos para no saturar una jornada festiva como la de hoy “ya muy compactada en actos”.

Siguió un vídeo dedicado a las 9 entidades que recibieron a continuación los premios extraordinarios por “llevar el nombre de la capital de la provincia fuera de nuestros límites geográficos”: el Pontevedra C.F., la Coral Polifónica y la Filarmónica (ex aequo), el Club Balonmano Cisne, la Sociedad Gimnástica, la Brilat, el Museo de Pontevedra, el Gremio de Mareantes y la Sociedad Deportiva Teucro.

Tras este primer acto, dio comienzo la cena y fue a los postres cuando se hizo entrega de los premios anuales, en este caso la 48 edición ya que las “xuntanzas” de los Amigos de Pontevedra se interrumpieron durante los dos pasados años por la pandemia.

Momentos después recogían los galardones el farmacéutico y presidente de la Asociación Colón Galego Eduardo Esteban, el magistrado del tribunal Constitucional Cándido Conde Pumpido, el empresario y actual líder de la estrategia de expansión del grupo logístico Nogar, Víctor Nogueira, la profesora y pionera de la Educación Especial en Galicia Carmen Torres Ferrer, el escritor Manel Loureiro, la decoradora y diseñadora de interiores de viviendas y sedes de empresas en toda España Isolina Castro García, y la Cofradía de la Virgen Peregrina.

Sobre todos ellos contó Xabier Fortes anécdotas, historias familiares o trayectorias profesionales, en una cena que reservaba para el final uno de sus platos más especiales: el estreno de “Mi Pontevedra Amada”, un vídeo ambientado con la canción del mismo nombre que solían entonar los participantes en las primeras “xuntanzas”, que incluye filmaciones del No-Do de los años 40 y 50, recuperadas por el camarógrafo y también premio Amigos de Pontevedra Manuel Yáñez.

Entre las filmaciones, las primeras que se captaron en los años 20 en Pontevedra y que permanecían inéditas. Habían sido olvidadas en un baúl, explicaron los organizadores, y el propietario las cedió para el evento. Se emitieron por primera vez antes de la tirada de fuegos cortesía del Concello con la que a medianoche los amigos de la Boa Vila festejaron cincuenta años de amor por su ciudad.

Compartir el artículo

stats