Después de que la verbena del viernes se suspendiera por la lluvia, todo el mundo aguardaba con gran expectación la actuación del sábado por la noche de la orquesta Panorama en las Festas de San Xoán de Poio. Miles de personas bailaron al ritmo de Lito y sus compañeros en la explanada de A Seca. Los voluntarios de Protección Civil, que desplegaron 14 efectivos, calificaron de “éxito” la jornada y destacaron que no se registraron incidentes de relevancia, aunque sí hubo 17 asistencias sanitarias, aunque ninguna requirió el traslado a un centro sanitario.

Poio puso ayer punto final a las fiestas patronales de San Xoán, las primeras de plena “normalidad” desde que comenzó la pandemia del COVID con la actuación orquesta París de Noia, sin la tirada de fuegos artificiales que suponía su broche de oro. Las previsiones climatológicas llevaron a la organización a aplazar este espectáculo para el 24 de septiembre, en las Festas da Merced. Precisamente la lluvia trastocó algunas actividades, pero no impidieron el encendido de la hoguera de la noche de San Juan.