Coincidiendo con el Día Mundial de la Reducción de las Emisiones de CO2, el Concello de Pontevedra iniciará mañana la instalación de siete nuevos centros de compostaje comunitario, con los que se alcanzará una cifra total de 35 en el tramo urbano de la ciudad. Así lo expuso esta mañana el concelleiro responsable del departamento de Residuos, Raimundo González, que apuntó que estos nuevos composteros darán servicio a aproximadamente 1.500 vecinos y supondrán un ahorro de más de 280.000 kilos de emisiones de CO2, ya que no será preciso transporte, tratamiento ni incineración de estos restos orgánicos.

Los nuevos centros se instalarán en diferentes barrios, llegando por primera vez a O Burgo o A Seca, además de reforzar otros ámbitos como Campolongo y A Parda. Así, está previsto colocar composteros en la calle de As Devesas (diez módulos), avenida Virxinia Pereira (en el último tramo, hacia la rotonda de la avenida de Lugo, también de diez módulos), Camiño Vello de Castela (once módulos), avenida de A Coruña (al lado del campo de fútbol de Pasarón, de doce módulos si es posible por espacio), parque Amalia Álvarez con la calle Filgueira Valverde (diez módulos), calle Taboada Nieto (cerca del parque de la Seta) y se duplicará el centro de Alcalde Hevia.

Tal y como señaló Raimundo González, los nuevos composteros comunitarios podrían estar operativos a finales de marzo, ya que se tarda en instalar cada base alrededor de cinco días y después se colocan los módulos de metal y los cajones del estructurante que los completan. Una vez se finalice la instalación se hará una campaña de sensibilización en los barrios para informar a los vecinos y vecinas de su funcionamiento.

Según los últimos estudios consultados por el departamento, con el uso del compostaje cada persona deja de emitir 0,2 toneladas de CO2 al año. Teniendo en cuenta los 35 composteros comunitarios que estarán instalados, la reducción en Pontevedra será de más de un millón de kilos de CO2, pues la media de usuarios por centro es de unos 150, más de 5.200 en total. En cuanto a los composteros individuales, se han repartido unos 4.000, con una acogida cercana al 65%.

Además, el concelleiro se refirió también al nuevo contrato de basuras, que ascenderá a alrededor de 10,5 millones de euros. Sin querer entrar en detalles, González señaló que “es un tema que me quita el sueño”, pues quiere cerrarlo “cuanto antes”. Adelantó que será “un contrato digno del siglo XXI”.