La comunidad de montes de San Vicente de Nogueira, en Meis, ha denunciado ante la Guardia Civil la sustracción en el Castrove de los cierres metálicos de dos de los pozos de que disponen para que los equipos de extinción de incendios forestales carguen el agua en caso de ser necesario. Estos sistemas de cierre fueron colocados para evitar la caída al interior de las balsas de los potros que se crían en libertad.

El presidente de la comunidad de esta parroquia meisina, Francisco Casás, explica que en su monte disponen de un total de ocho pozos para el suministro de agua en caso de emergencia. De estos, uno es para uso del helicóptero, se encuentra entre A Escusa y Poio, y carece de cierre puesto que dispone de paredes de obra.

Los siete restantes cuentan con cierres metálicos, ya sea de alambre o de malla electrosoldada. Los ladrones han sustraído precisamente los cerrados de este segundo material, más caro, y se llevaron igualmente los postes de aluminio.