Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma de la PO-308 entre Fontenla y Combarro obliga a expropiar 34 fincas

La Xunta convoca para febrero a los propietarios con el fin de iniciar la ocupación de los terrenos | La obra afectará a unos 900 metros

Una manifestación en demanda de seguridad en la PO-308.

La mejora de la seguridad vial de la PO-308 entre Fontenla y Combarro obliga a expropiar 34 fincas, cuyo proceso de ocupación acaba de ser iniciado por la Xunta. Los propietarios han sido convocados para el próximo mes de febrero, en concreto los días 10 y 11 en el Concello de Poio para firmar las actas de ocupación de los terrenos, mientras que el pago de los depósitos previos será los días 21 y 22 de abril, en el mismo escenario.

La mejora supondrá una inversión superior a los 676.000 euros y se centra en el entorno del tramo de concentración de accidentes de la vía autonómica, con la idea de mejorar las intersecciones para disminuir la velocidad en ese tramo en el que se han producido numerosos siniestros y cuya corrección es una vieja reivindicación de los vecinos del municipios.

Asimismo, la actuación se complementa con la ejecución de una senda a lo largo de cerca de 1,7 kilómetros, por la margen izquierda, entre los puntos 3,500 y el 5,150, e incluye un pequeño tramo en la margen derecha, entre la glorieta de la VG-4.8 y el acceso al IES de Poio.

Ambos proyectos, señalan los portavoces de la administración autonómica, supondrán una inversión de la Xunta de más de 1,65 millones de euros y el objetivo es proceder al levantamiento de actas previos y a la licitación de las obras en el segundo semestre del año.

La actuación incluye la mejora de las intersecciones en el tramo de la PO-308 entre Fontenla y Combarro y la reducción del número de giros a la izquierda en un tramo de 900 metros entre los puntos kilométricos 4,700 y 5,600. En el kilómetro 3,620, en la margen derecha, “se ejecutarán cuñas de desaceleración y aceleración; y en el punto kilométrico 3,770, también en la margen derecha, se actuará para ganar espacio para los giros y que estos sean más seguros y menos bruscos. Además, en la intersección en el punto 3.770, en la margen izquierda, se dispondrá un sentido único y se construirá una pequeña cuña de desaceleración; y en la intersección entre los puntos 3,930 y 5,010 se ejecutarán dos glorietas”.

El objetivo de la Xunta es alcanzar el calmado del tráfico mediante la construcción de glorietas y la prohibición de giros a la izquierda, minimizando las aficiones y consiguiendo una importante mejora de la seguridad vial.

Esta actuación es complementaria y se desarrolla de forma coordinada con el plan de construcción de una senda en esta carretera, un proyecto que cuenta con una inversión que ronda los 975.000 euros. El plazo de ejecución es de 18 meses.

Compartir el artículo

stats