La digitalización del patrimonio burocrático y cultural es una necesidad que tienen que llevar a cabo las instituciones públicas para salvaguardar toda la documentación de interés público generada a lo largo de las últimas décadas. En esta línea, el Concello de Marín ya ha realizado acciones para catalogar digitalmente parte de su archivo, a la vez que se mejoraba su conservación física, renovando cajas y encuadernaciones gastadas por el paso del tiempo.

Ahora se continuará con una segunda fase, con la que se pretenden conservar 163.500 imágenes, comprendidas en 364 volúmenes, correspondientes a fuentes documentales, bibliográficas y cartográficas.