La eliminación del eucalipto fue el motivo de una nueva jornada de voluntariado organizada por la Comunidad de Montes de San Martiño de Vilaboa.

Los ejemplares se retiraron manualmente y sin herbicidas en una parcela de una hectárea que ya cuenta con una plantación de castaños.

Los voluntarios, integrados por vecinos de Vilaboa y municipios vecinos, realizaron la tercera limpieza manual para el control y erradicación de la especie en una plantación dedicada a la producción de castañas.

Esta no es la primera vez que se lleva a cabo una iniciativa de este tipo. La nueva plantación de castaños injertados con variedades tradicionales para la producción de frutos también se llevó a cabo con la ayuda de los comuneros hace casi un año, así como en los dos días previos de limpieza de eucaliptos.

Este terreno forma parte de las dos hectáreas que actualmente se dedican a la producción de castañas tradicionales, superficie que aumentará en los próximos años hasta llegar a las 14 hectáreas.

La Comunidad de Montes de Vilaboa estudia la posibilidad de realizar más convocatorias públicas para este tipo de trabajo comunitario que incentiven la valorización del monte.