Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Internet en todos los hogares, pero las compras online aún se resisten

Un agente de la Guardia Civil de delitos telemáticos Gustavo Santos

Con la llegada de la pandemia del COVID, hace casi dos años, y sobre todo con los confinamientos domiciliarios y restricciones, internet se convirtió en el principal modo de conectarse con el exterior. El teletrabajo y el uso de la red para contactar con amigos y familiares y también para hacer la compra se convirtió en el día a día de muchas familias, lo que provocó una reducción de la brecha digital no solo por edades, sino también por renta familiar e incluso por áreas geográficas. Sin embargo este bum también provocó un efecto perverso: el aumento exponencial de la ciberdelincuencia, especialmente las estafas en compras y en el uso de las tarjetas. A día de hoy, ya suponen un tercio de todos los delitos que se investigan en la provincia.

Este bum también provocó un efecto perverso: el aumento exponencial de la ciberdelincuencia, especialmente las estafas en compras y en el uso de las tarjetas

decoration

La evolución en los últimos meses de estas tecnologías es objeto de análisis en el informe Galicia. A nosa vida en dixital. A sociedade da información nos fogares galegos, elaborado por el Observatorio da Sociedade da Información e a Modernización de Galicia (Osimga), junto a la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega). El documento, publicado este año, maneja datos de 2020, cuando se desató el COVID, y recoge el uso de dispositivos electrónicos y de internet, por áreas y ciudades.

Indica que el año pasado había internet contratado en el 90,3% de todos los hogares gallegos, es decir, en 853.460 casas. Son 63.414 viviendas más que en 2019. En el área de la ciudad de Pontevedra (que incluye a la propia capital y otros siete municipios limítrofes) se supera la media gallega, con internet en el 93% de los hogares, un porcentaje aún más elevado por la propia urbe. En este caso, más del 94% de las familias dispone de conexión con la red. Es la segunda ciudad de la comunidad con mejores datos, solo superada solo por A Coruña (casi el 96%) pero por delante de Ourense, Vigo y Santiago (que rondan el 93%) y sobre todo de Ferrol y Lugo, donde apenas se supera el 91%.

El informe califica de “muy significativa” la contratación de internet en los municipios de menos de 10.000 habitantes, franja donde se ubican los demás municipios del área de Pontevedra salvo Poio: Barrio, Vilaboa, Campo Lameiro, Cerdedo-Cotobade, Ponte Caldelas y A Lama. Marín se incluye en la comarca de O Morrazo, donde el porcentaje de hogares con internet contratado es de menos del 87%, mientras que Sanxenxo y la comarca del Umia forma parte, según este estudio del área Caldas-Salnés, con un 89%.

Destaca, también, la contratación de internet con una velocidad superior a los 100 megabits por segundo, idónea para descargar archivos pesados.

Sobre el uso de internet, el informe resalta cómo en los últimos tres meses de 2020 aumentó su uso entre las personas de 65 a 74 años, a nivel gallego. El 53% de los encuestados ya se maneja a la hora de usarla, y es un 13% más que en 2019. Las personas mayores recurren a internet para realizar videollamadas, buscar información sobre el coronavirus o efectuar compras online. Es aquí donde la elevada extensión de la red en los hogares gallegos no se refleja del mismo modo en su uso real. Si Pontevedra es la segunda ciudad con más contratos, cae al sexto puesto (el penúltimo, solo por detrás de Ferrol) en cuando a la utilización efectiva, si bien no deja de ser un porcentaje muy elevado. El 90% de los hogares acudió a estos sistemas, pero en A Coruña fue el 94% y más del 92% en Santiago, Ourense y Vigo.

Por áreas, en la de la comarca de Pontevedra emplearon internet el 89% de las personas de 16 a 74 años encuestadas. Es una buena ratio, pero no alcanza a las que marcan áreas de ciudades como A Coruña (93%) o Santiago y Vigo (90%).

El municipio del Lérez no destaca por adquirir bienes o servicios a través de la red con respecto a las demás urbes de Galicia. En la ciudad solo el 62% de los encuestados realizó adquisiciones online durante la pandemia

decoration

El uso de las tecnologías permite también hacer compras y es en este apartado donde el municipio del Lérez no destaca precisamente por adquirir bienes o servicios a través de la red con respecto a las demás urbes de Galicia. Según el citado informe, en la ciudad solo el 62% de los encuestados realizó adquisiciones online durante la pandemia. Es la sexta urbe con el porcentaje más bajo, ya que Ferrol se queda en el 61%, pero en A Coruña y Vigo se supera el 70%, cifra que se roza en Santiago.

En la comarca de Pontevedra se registra un uso similar al de la capital (el 61%), por encima del de O Morrazo (57%) y Caldas-O Salnés (54%). No obstante, aumenta la dotación de dispositivos electrónicos, al tener que estar más tiempo en casa. Uno de ellos es el ordenador, presente en el 84% de los hogares, si bien no es el único sistema para acceder a Internet. Uno de los más comunes es el teléfono móvil si bien el informe del Osimga no dedica un capítulo específico a este dispositivo, pero sí al global de aparatos electrónicos de conexión con la red. Es en este apartado donde Pontevedra se sitúa a la cabeza de Galicia, con una utilización de todo tipo de dispositivos de un 96%, por delante de todas las demás ciudades gallegas.

El estudio sí hace referencia, en cambio, al Smart TV o televisor inteligente. A nivel gallego, en 2017 había este tipo de televisor en el 21,1% de los hogares, y en 2020 el porcentaje llega ya al 40,5. La comarca pontevedresa es la cuarta área geográfica en cuanto a dotaciones de este tipo, superada solo por A Barbanza-Noia, A Coruña y Ferrol-Eume. En el área, al igual que en la ciudad, el 49% de los hogares disponen de dicha tele. Bastante más modesta es la presencia de hogares con consola de videojuegos con acceso a internet: solo figura en el 18% de las viviendas.

Casi la mitad de los hogares pontevedreses dispone de una Smart TV o televisión inteligente

decoration

El uso del ordenador ya está más extendido, teniendo en cuenta su necesidad a la hora de estudiar o trabajar. Ocho de cada diez viviendas de las comarcas disponen de este servicio. El informe destaca que el empleo del ordenador en los hogares está directamente relacionado con la presencia de niños y niñas de entre 3 a 16 años, es decir, en edad escolar.

Las estafas con tarjetas de crédito no dejan de crecer

A mayor uso de internet, especialmente en la pandemia, más ciberdelitos. Es una constante en los balances de las juntas de seguridad “Lamentablemente, todavía hay una tendencia al alza en este tipo de delitos, que ahora representa casi un tercio de todos los cometidos en la provincia y que hacen tambalear las estadísticas globales”, señalaba la subdelegada del Gobierno Maica Larriba la pasada semana.

“Lamentablemente, todavía hay una tendencia al alza en este tipo de delitos, que ahora representa casi un tercio de todos los cometidos en la provincia y que hacen tambalear las estadísticas globales”, señala la subdelegada del Gobierno Maica Larriba

decoration

En lo que va de año, los delitos en internet, y más específicamente, las estafas con tarjetas de crédito, crecieron un 44%, con la particularidad de que no se limitan a los entornos urbanos sino que se registran en todo el territorio. La Guardia Civil verifica un aumento del 51% durante el último año en su ámbito de actuación. Desde 2017, este tipo de delitos aumentó un 317%.

Es evidente que las generaciones más jóvenes emplean más a menudo los teléfonos móviles, el ordenador o una táblet. A nivel gallego, en los últimos meses de 2020 nueve de cada diez personas usaron estos dispositivos. Por edades, el porcentaje sube al 99% de personas entre 16 y 24 años. Se queda en el 65% en la franja de 65 a 74 años. En 2019, el año anterior a la pandemia, empleaban dispositivos electrónicos solo el 42,4% de esas personas mayores.

Compartir el artículo

stats