Cinco vecinos de la zona de Arealonga, en Marín, junto al depósito de agua, denuncian que hace varios años se cortaron los cables de telefonía, por lo que desde entonces se quedaron sin acceso a internet por fibra óptica, pese a que unos metros más abajo sí existe ese servicio, pero sin llegar a sus casas. Piden la mediación del Concello para resolver este problema y será debatido en un pleno.