Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “vacunódromo” de Campolongo se estrena con la previsión de atender a 16.000 personas

Vacunaciones en la sede de la Xunta en Campolongo Gustavo Santos

Unas 16.000 personas, de 70 a 79 años, están citadas en el nuevo centro de vacunación masiva contra el COVID de Pontevedra, situado en la sede administrativa de la Xunta en Campolongo. Son vecinos del área sanitaria de Pontevedra, como Vicente Manuel Souto, de Meis, que aunque está convocado a vacunarse el próximo jueves decidió acercarse ayer al nuevo recinto de vacunación, simplemente para saber dónde está y cómo llegar. Este vecino de Mosteiro fue una de las primeras personas que ayer se acercaron al centro de vacunación de la Xunta en Pontevedra. También lo hizo el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, quien en su visita al nuevo “vacunódromo” reveló que la mitad de todos los pacientes ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de Galicia (doce a día de hoy, según el Sergas) son personas no vacunadas. Se trata de un dato muy significativo si se tiene en cuenta que, según el conselleiro, solo el 6% de la población gallega carece de estas dosis. Además, el 20% de los 47 ingresados en los hospitales gallegos tampoco cuenta con inmunización.

Refuerzo

En Campolongo se iniciaba la vacunación de refuerzo a este grupo de edad. En la primera jornada se habían citado a 2.000 vecinos del área de Pontevedra.

Aunque el Concello de Pontevedra estableció plazas de aparcamiento reservadas a estos usuarios, en las calles anexas a la sede de la Xunta, muchos de los usuarios desconocían esta medida y por eso aparcaron en los parking privados de la ciudad. Como Rosario Martínez, quien declaraba que acudía convencida a recibir la vacuna de refuerzo a estas instalaciones de la Xunta. A Rosario le inocularon la inyección monodosis en la primera convocatoria, por lo que afirmaba que se siente más segura contra el COVID con esta dosis de refuerzo. “Con que haga efecto, me da igual que sea de un laboratorio o de otro”, dice Rosario. Como muchas otras personas que ayer acudieron al “vacunódromo” de Campolongo, Rosario no utilizó el aparcamiento reservado en el barrio por el Concello para este servicio y optó por estacionar en el parking de pago anexo a las instalaciones de la Xunta. “Hace buen día y se puede caminar un poco”, explica.

Otra usuaria y vecina de Pontevedra, María Jesús Freire, admitía que no quería acudir esta vez a vacunarse, pero finalmente asistió “por mi marido, que es de riesgo”. También valora que con este refuerzo de la vacuna ha recibido también el certificado para poder viajar “y así ya está hecho todo, puedo viajar y no preocuparme más por esto”, argumenta.

El “vacunódromo” de Campolongo se estrena con la previsión de atender a 16.000 personas

María Jesús agradece la nueva ubicación del centro de vacunación, más céntrico y cómodo que el recinto ferial, entiende. “No sé porqué pusieron primero el de abajo cuando este está tan bien”, subraya. “Aquí se puede venir andando porque Pontevedra es pequeña, llana y no hay ningún problema para caminar, e incluso hay una parada del bus urbano delante de la Xunta”, añade.

“Andan con nosotros como con el ganado, de una feria para otra”

decoration

Vicente Souto Varela no estaba demasiado conforme con que le pongan una tercera dosis, cuando ya se sentía seguro con la supuesta “pauta completa” de vacunación, pero aún así hará –admite– “lo que nos digan, porque se supone que ellos sabrán; nunca creí que me iba a tener que poner una tercera, pero ahora sé que vendrá la cuarta y la quinta, como esto siga así”, teme Vicente. “Si lo aconsejan los científicos ponerla, pues habrá que hacerles caso”, se resigna.

“Me parece un cachondeo”

Vicente no está conforme con el cambio de recinto. Dice que le supone una molestia cambiar de centro de vacunación “porque tengo problemas de vista y no me arreglo muy bien”, explica, y por eso vino días antes de su cita para saber dónde es el lugar. “El sitio en sí está bien, pero estos cambios de lugar me parecen un cachondeo, sobre todo para personas mayores como yo; deberían hacerlo ya en el centro de salud que para eso está, o en la farmacia”, argumenta Vicente Manuel, quien se queja de que “andan con nosotros como con el ganado, de una feria para otra”.

El “vacunódromo” de Campolongo se estrena con la previsión de atender a 16.000 personas

Tampoco estacionó en las plazas reservadas por el Concello de Pontevedra en las calles próximas. “No conozco esto y ya nos perdimos un poco, así que aparcamos en el parking privado y echamos a andar para llegar hasta aquí”, añade.

En las calles Iglesias Vilarelle, Antonio Taboada Nieto, Luis Braille y Alfonso X los usuarios cuentan con alrededor de 50 plazas, en las que pueden estacionar por un máximo de 15 minutos solamente en el margen de la hora de cita en la que el Sergas les haya convocado.

Carmen Díaz recibió ayer como vacuna de refuerzo la Pfizer, cuando anteriormente le habían suministrado la Janssen. En todo caso acudió convencida de la necesidad de reforzar el inmunógeno. A Carmen, como a otras personas que ayer asistieron al centro de vacunación de la Xunta en Campolongo, este recinto le ha resultado más cómodo que el anterior.

Nuevas instalaciones

La instalaciones del recinto ferial de Pontevedra no se han vuelto a utilizar porque estaban reservadas con anterioridad para otros eventos. Por eso la Xunta y el Concello buscaron una ubicación alternativa para iniciar esta vacunación de refuerzo.

El nuevo “vacunódromo” se ha habilitado en la sala de exposiciones de la planta baja del edificio de la Xunta. Para evitar ningún tipo de cruce entre las personas que acudan a vacunarse y el personal funcionarial o ciudadanos que tengan que ir a la Administración autonómica, se ha establecido una entrada alternativa a la de la sede, por la zona de acceso de vehículos, con un recorrido de entrada y salida diferente al de las personas que acuden a la delegación de la Xunta. Este acceso cuenta con el asesoramiento de personal de Protección Civil, que informan a los usuarios de qué deben hacer para cumplir el procedimiento.

Desde ayer y durante los próximos diez días se procederá a vacunar con la pauta doble (tercera dosis de COVID más antigripal) a unas 22.000 personas de 70 a 79 años en todo el área sanitaria, de las cuales 16.000 son citadas en el “vacunódromo” de Campolongo, en Pontevedra, y las otras 6.000 en el de Vilagarcía, en la antigua Comandancia de Marina.

El “vacunódromo” de Campolongo se estrena con la previsión de atender a 16.000 personas

Diez puestos

Se cita a entre 600 y 700 personas en turnos de mañana y de tarde, que serán vacunadas en los diez puestos que se habilitarán en el caso de la capital.

También desde ayer se administrará la segunda dosis de refuerzo a la población que recibiese el suero único de Janssen. “Si el número citado un día es pequeño y se pueden citar incluso en hospital, porque no alterarán su funcionamiento normal. En caso de que sea más elevado, entrarán programadamente en este recinto en Campolongo”, aclaró el gerente del área sanitaria. Lo que sí está claro es que esta segunda dosis será de Pfizer o Moderna.

Actualmente, el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés cuenta con un 94% de personas vacunadas, de los cuales un 93,3% tienen la doble pauta y un 0,7% que están a la espera de la segunda. En cuanto a los que ya han recibido la tercera dosis de refuerzo son ya 12.000 personas.

El conselleiro espera que la vacuna para los menores de 12 años pueda administrarse “lo antes posible”

decoration

Por otra parte, en su visita al centro de vacunación de Campolongo, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, manifestó que espera que la vacuna contra el COVID para los escolares menores de 12 años pueda administrarse “lo antes posible”. Según ha comentado, muchos de los contagios actuales se registran entre los menores de 12 años, por lo que el conselleiro ha reconocido que “preocupa el ámbito educativo”. Por ello, ha abogado porque la vacunación de los escolares pueda realizarse pronto.

“Los brotes no se están centrando especialmente en los colegios”, ha puntualizado. No obstante, el conselleiro de Sanidade ha afirmado que “cuanto antes” quieren “hacer esa vacunación” de los menores de 12 años.

Compartir el artículo

stats