Al más puro estilo de los estafadores que enamorar a sus víctimas para quedarse con su dinero. Es el comportamiento que el fiscal achaca a un hombre que será juzgado la próxima semana en la Audiencia acusado de estafar algo más de 22.400 euros a una mujer con la que inició en 2014 una relación sentimental.

La Fiscalía pide cuatro años de cárcel y sostiene que el acusado se hizo pasar por un soltero adinerado que trabajaba de bróker en las bolsas de Londres, Hong Kong y Barcelona y que logró convivir con la víctima hasta que la convenció de pedir un crédito bancario de 50.000 euros de la que pudo retirar, al menos, 22.483 que supuestamente transfirió a su esposa real y a su padre.

El fiscal señala que la víctima comenzó a sospechar durante un viaje de ambos a Italia, a donde acudieron por un supuesto negocio de compra de vehículos que no existía,. Además, la mujer se enteró de que el hombre estaba casado.