Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tiempo de la tierra

La exposición “A Vida Lenta” propone una experiencia sensorial en el Café Moderno para reflejar la diversidad del rural gallego

Moisés Quintás, autor de la banda sonora, interpreta con una flauta realizada con hueso. | // RAFA VÁZQUEZ

“La pandemia paró el mundo y es el momento de pensar en nuestro ritmo de vida, en quién somos y hacia donde vamos”, recuerda Aser Álvarez, director, guionista y productor gallego que encabeza el proyecto multidisciplinar “A vida lenta”, una exposición que ayer abrió sus puertas en el Café Moderno y que propone tanto esa reflexión sobre nuestra sociedad como un ejercicio de memoria sobre el rural gallego.

Reúne fotografías, audiovisuales, poesía y música. En concreto, valiosas imágenes desde los años 30 hasta finales del siglo XX, muchas de ellas inéditas, procedentes de la colección de Jaume Lloveras y Juan Piñeiro Andión (la más reciente, correspondiente a los años 80 y que ofrece “un enfoque más técnico”, como recordó la coordinadora de Cultura de Afundación, Marité Cores), la del fotógrafo lucense Carlos Valcárcel y los fondos fotográficos del Ministerio de Agricultura.

“A vida lenta” se completa con una banda sonora creada por Marcos Quintas. Utilizó alalás “que se remontan al canto gregoriano”, explicó, y son nuestras cantigas más antiguas; y también sonidos de la tierra como los de la siega manual con guadaña

decoration

Un espectador contempla imágenes de “A vida lenta”. | // RAFA VÁZQUEZ

El gallego es épico en el trabajo, ya sea en las tareas del vino, en el campo o el pastoreo, como bien refleja Valcárcel. Por su parte, los fondos del Ministerio de Agricultura, que se exhiben por primera vez, traducen vidas cotidianas con oficios duros, pero también reciclaje o el comunitarismo ancestral que ha caracterizado a las aldeas gallegas.

Reúne valiosas imágenes desde los años 30 hasta finales del siglo XX, muchas de ellas inéditas, procedentes de la colección de Jaume Lloveras y Juan Piñeiro Andión, de la del fotógrafo lucense Carlos Valcárcel y los fondos del Ministerio de Agricultura

decoration

Las fotografías se completan con más de 40 minutos de audiovisuales (“algunos de las más importantes del siglo pasado”, destacó Aser Álvarez) y la poesía de autores ganadores del Premio de Poesía Afundación.

Para redondear una cita imprescindible en la temporada cultural de la Boa Vila (donde abrirá hasta el 15 de enero), “A vida lenta” se completa con una banda sonora excepcional, creada para esta exposición por el músico y profesor Moisés Quintas. Utilizó alalás “que se remontan al canto gregoriano”, explicó, y son nuestras cantigas más antiguas; y también sonidos cedidos por el Consello da Cultura, como los de la siega manual con guadaña. Una música única para reflejar un mundo único, el de las aldeas, que “tenemos que reactivar”, recordó Aser Álvarez, uno de los que dejo claro que no nos conformamos con ver morir nuestro rural, “no es deseable ni sostenible”.

Compartir el artículo

stats