El gobierno local de Ponte Caldelas aprobó ayer el nuevo contrato de residuos que se licitará la próxima semana por 461.075,49 euros anuales y una vigencia de tres años, prorrogables por un máximo de dos más. El Concello busca así “modernizar, actualizar y mejorar el servicio de recogida de basura”, afirma el alcalde de Ponte Caldelas, Andrés Díaz, quien recuerda que el contrato actual es heredado del anterior gobierno de Ponte Caldelas.

El nuevo contrato establece que se renovarán los contenedores en todo el municipio y que se colocarán más recipientes de reciclaje en las zonas rurales. Además, para asegurar el cumplimiento de la recogida de basura y limpieza y controlar el servicio, todos los contenedores contarán con un sistema de geolocalización y se establecerán las sanciones que se le podrán imponer a la empresa en caso de incumplimientos.

Asimismo, el contrato incluye el coste de Sogama, la gestión del Punto Limpio de A Reigosa (que será la base de los vehículos), el reparto de al menos 150 composteros individuales y la subrogación del personal.