Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los juzgados de Pontevedra tienen tres traductores y subcontratan a intérpretes

Las lenguas no oficiales se traducen a través de una empresa externa | De la lengua de signos se ocupa la Federación Galega de Persoas Xordas

El Servizo de Tradución e Interpretación para a Administración de Xustiza de Galicia cuenta en Pontevedra con una plantilla de solo tres personas. Una cuarta atiende la sección de la Audiencia Provincial en Vigo.

El Servicio de Traducción e Interpretación para los idiomas no oficiales de Galicia se atiende por el sistema de contratación externa. Esta empresa atiende la interpretación de declaraciones orales de personas y de traducción de escritos en idiomas no oficiales de Galicia.

Se contratan estos servicios tanto en el marco de diligencias de investigación previas al procedimiento judicial, tramitadas por el Ministerio Fiscal, como servicios en los procedimientos judiciales de ámbito penitenciario, en procedimientos de los ámbitos jurisdiccionales civil, penal, social o contencioso-administrativo, o los servicios de interpretación de declaraciones de personas.

De acuerdo con las instrucciones que reciba de cada órgano judicial o la Fiscalía, la empresa adjudicataria tiene que interpretar oralmente en gallego o en castellano las declaración de personas en idiomas no oficiales de Galicia, y deberá traducir inversamente en un idioma inteligible para estas personas todo aquello que le dicte el órgano judicial o la Fiscalía en el marcos de los procedimientos.

Este servicio se divide entre idiomas considerados obligatorios para la empresa adjudicataria, como son el inglés, francés, árabe, rumano, polaco, búlgaro, portugués, chino, ruso y senegalés; y, por otra parte, los idiomas “de tipo B”, para cuando puntualmente lo requiera el órgano judicial o la Fiscalía. Pueden ser el alemán, eslovaco, esloveno, pakistaní, húngaro, hindú, albanés, checo, danés, lituano, serbocroata, griego, holandés, finés, italiano, japonés, noruego, sueco, moldavo, turco o ucraniano, entre otros.

En esta contratación externa de los servicios, en el caso de las traducciones orales las tarifas oscilan entre los 43,45 euros más IVA para aquellos trabajos que no excedan los 60 minutos y los 109,64 euros más IVA para los trabajos de duración entre los 151 y 180 minutos. Las fracciones adicionales de 30 minutos tienen una tarifa de 16,55 euros más IVA.

En los servicios de traducción la tarifa es de 0,080 euros más IVA por palabra traducida, sin distinción del idioma a traducir.

En el caso de la lengua de signos, la Xunta ha firmado un convenio con la Federación de Persoas Xordas de Galicia para el acceso de las personas sordas y sordociegas a la Administración de Justicia, con el fin de prestarles servicio de intérpretes en lengua de signos y de guías-intérpretes.

Se trata de un servicio de atención permanente operativo todos los días del año, que garantiza que siempre haya disponible un intérprete en lengua de signos para que, en el plazo máximo de tres horas desde la solicitud, pueda acompañar a las personas con discapacidad auditiva y sordociegas que lo requieran en sus gestiones ante los servicios judiciales.

El Gobierno gallego asume el coste de las actuaciones de los profesionales cuando una persona sorda o sordociega tenga que relacionarse con algún órgano o servicio judicial, así como los gastos derivados de su disponibilidad en los servicios de guardia.

Compartir el artículo

stats