Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de la almeja se dispara ante la alta demanda, que cubre sobre todo la ría de Pontevedra

La babosa alcanzó los 41 euros el kilo y la fina, los 35 en mayo | La producción ha caído entre un 70 y un 80% en toda Galicia

Marisqueo a flote en la ría de Pontevedra. |   // GUSTAVO SANTOS

Marisqueo a flote en la ría de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

La alta demanda de almejas y la fuerte caída de la producción en toda Galicia está disparando el precio de este bivalvo en las lonjas. En la de Campelo, la fina es la que tiene un mayor precio medio en este mes de mayo, alrededor de los 35 euros, y el máximo lo ha marcado la babosa, llegando a alcanzar los 41 euros el kilo (está a algo menos de 30 euros el kilo de media); la más asequible es la japónica, con un valor medio de 15,50 euros.

Son precios completamente inusuales para esta época del año, más propios del mes de agosto, y la explicación que encuentran los patrones mayores de las cofradías de la ría de Pontevedra es que ha crecido considerablemente la demanda y se está cubriendo principalmente con el marisqueo que se lleva a cabo aquí. Y es que, según datos de la Consellería do Mar, la producción en Galicia se desplomó entre un 70 y un 80 por ciento con respecto a la media de los últimos 25 años y las capturas de los primeros meses de 2021 están siendo las peores de los últimos 15 años.

“Nosotros también estamos sorprendidos con los precios que se están alcanzando. Estos días comentamos que no es normal el precio que está habiendo en el marisco, los berberechos llegaron a estar a 24 euros”, señala Iago Tomé, patrón mayor de la Cofradía de Raxó, que apunta que, en general, este año “hay poca almeja, y la de aquí tiene buena calidad, por eso se demanda todavía más”.

De hecho, Tomé señala sorprendido que “desde que empezó el COVID los precios se dispararon, esto no tiene ni pies ni cabeza. En Navidad ha habido años con precios muy buenos, pero nada como en la última”.

Nosotros también estamos sorprendidos con los precios que se están alcanzando. Estos días comentamos que no es normal el precio que está habiendo en el marisco, los berberechos llegaron a estar a 24 euros

decoration

Lo habitual es que la cotización del marisco baje bastante entre mayo y junio. Terminada la Semana Santa, la demanda de marisco se reduce hasta que empieza a escalar de nuevo con el inicio de las vacaciones. Este año, sin embargo, no ha sucedido así y la almeja está ahora casi el doble de cara que a principios de año. En el mes de enero, la babosa estaba a un precio medio de 17 euros mientras que en el actual está a 29,54; la almeja fina costaba una media de 26, 88 euros el kilo a principios de año y ahora, en mayo, alcanza los 34,85, y la japónica, que en enero estaba a menos de diez euros el kilo (9,40 exactamente) cuesta ahora 15,50.

En este sentido, Iago Tomé explica que “la producción bajó en todas partes, incluido aquí” y también que “hay muchas zonas cerradas por toxina en el Norte”, lo que ha provocado que el Sur tenga que hacer frente a buena parte de la demanda total en Galicia, que además perciben que ha crecido mucho. “Se bajó la producción en algunos sitios, otros están cerrados por toxina, otros por descanso, como es el caso de Noia, y todo eso nos repercute. Aquí salimos beneficiados porque trabajamos todo el año. Por ejemplo, en Noia se produce mucho marisco y todo lo que allí no se recoge, a algún sitio hay que ir a buscarlo”, recalca Tomé, que también apunta al suministro de Portugal, que en las últimas semanas se ha visto afectado por una operación contra la venta de bivalvo tóxico.

A esta circunstancia se refirió también la patrona mayor de la Cofradía de Lourizán, María del Carmen Vázquez. La operación llevada a cabo por la Guardia Civil desmanteló el pasado 11 de mayo una red de furtivos que había vendido almeja, principalmente japónica, procedente del río Tajo, que suele presentar altos índices de toxina y contaminación microbiológica, a varias depuradoras gallegas. El control al marisco que procede de Portugal se ha intensificado y está afectando en la distribución de los moluscos y, por lo tanto, a la cobertura de la demanda.

Además, Vázquez explica que en su momento también se bajó la producción “por el problema del agua dulce” y apunta que actualmente “hay almeja, pero pequeña, entonces se aconseja ir con cautela para que pueda repoblar de nuevo”. En este sentido, recalca que “las cuotas no son tan altas como antes, pero es por eso, porque hay que reservar la producción para lo que queda de año”.

Hay almeja, pero pequeña, entonces se aconseja ir con cautela para que pueda repoblar de nuevo. Las cuotas no son tan altas como antes, pero es por eso, porque hay que reservar la producción para lo que queda de año

decoration

La patrona mayor de Lourizán confirma que la demanda en la lonja en las últimas semanas es muy alta y que al haber complicaciones para cubrirla bien, suben los precios. Y es que hace dos semanas no hubo marisqueo a pie porque no había marea y la semana pasada ocurrió lo mismo, los únicos que salieron lo hicieron a flote, que siempre es menos productivo.

De hecho, Iago Tomé calcula que en el sector a flote habría bajado la producción en torno a un 30 por ciento, pero asegura que en la ría de Pontevedra, el marisqueo a pie está al cien por cien. Sí que reconoce, por otra parte, que hay menos almeja: “En el sector a pie aún hay, no es para alarmarse, pero a flote sí que está más fastidiada la cosa. De momento se va cogiendo, con trabajo, eso sí”, afirma.

Sin un motivo confirmado para que haya bajado la cantidad de este molusco, Tomé apunta, tras hablar con los biólogos expertos de la ría, que “este año faltan dos eslabones en la cadena desde hace tiempo, por algún motivo no desovó y hay falta de almeja, pero se va a notar más a finales de año o de cara al año que viene, por ahora aún hay”.

En lo que va de año, en la lonja de Campelo se han vendido 155.193,67 kilos de almeja japónica por un valor total de 1.568.12,31 euros, a un precio medio de 10,10 euros el kilo. Es la opción más demandada con diferencia. La siguiente es la almeja babosa, con un precio medio en estos primeros cinco meses de 2021 de 19,71 euros; se han vendido más de seis mil kilos por un importe total de 118.326,17 euros. En cuanto a la almeja fina, se compraron 2.786 kilos en lo que va de año por 79.859,24 euros (precio medio de 28,66 y llegándose a alcanzar un máximo de 66). De almeja rubia se vendieron 1.274 kilos por 15.560 euros (doce euros de media) y de berberecho, 1.486 kilos por algo más de 15.000 euros, a una media de 10,15 euros el kilo.

Compartir el artículo

stats