Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sensación agridulce en taperías y mesones ante la ampliación de horarios

Satisfechos por poder tener un turno más de cenas, pero no con adquirir un medidor de CO2 y llevar un registro de clientes

Servicio de terraza en La Espuela, en la calle Figueroa. Gustavo Santos

El comité clínico que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia del COVID acordó el miércoles permitir las cenas hasta la una de la madrugada en los locales de hostelería, independientemente de si tienen o no licencia de restaurante, una medida que entrará en vigor hoy mismo.

Taperías, mesones y vinotecas celebran esta ampliación de horario (hasta ahora tenían que cerrar a las 23.00 horas), pero también les trastoca tener que adquirir un medidor de CO2, hasta ahora solo obligatorio en restaurantes, e iniciar un registro de clientes, porque muchos de ellos se muestran reacios a dejar sus datos. Las reservas previas podrían solucionar este problema, pero se trata de un sistema poco efectivo en este tipo de locales, en los que la rentabilidad se basa sobre todo en el alto ritmo de movilidad de los comensales.

La ampliación de horario les permitirá, eso sí, añadir al menos un turno más de cenas por la noche. “Estábamos deseándolo”, admite Beatriz Araújo, copropietaria de La Espuela, en la calle Figueroa. “No le veíamos sentido a que solo pudieran abrir hasta la una los restaurantes”. En este sentido, comenta que, sobre todo en las semanas que el cierre estaba fijado a las 21.00 horas, tuvieron que rechazar algunas reservas, algo que repercutió negativamente. Aún así, “la gente se está volcando y está respetando mucho las normas”.

También satisfechos se muestran en la Taberna Zentola, en la calle Charino, desde donde coinciden al señalar que “hubo que decir que no a mucha gente y algunos no lo entendían. Ahora tendremos algo más de margen”. La encargada, Mayte Sartier, valora este cambio de medidas porque considera que “significa que la situación va mejorando. Llevamos ya un año así y ha sido un mazazo para la hostelería. A ver si podemos alcanzar pronto la normalidad”, al tiempo que espera que este fin de semana se note ya la ampliación del horario.

Compartir el artículo

stats