Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aldeas vacías, la pandemia del interior de la comarca

El listado de núcleos abandonados en los municipios de interior aumenta mientras que las parroquias “mínimas” ya son el 21%

Aldea abandonada de Arufe, en Cerdedo-Cotobade.

Aldea abandonada de Arufe, en Cerdedo-Cotobade. Gustavo Santos

La despoblación se ensaña con las aldeas del interior de la comarca. El listado de pueblos cuyo padrón baja del centenar de habitantes, o incluso se queda sin ninguno, es cada vez mayor. Municipios como A Lama, Campo Lameiro y Cerdedo-Cotobade son los más afectados en el área de influencia de Pontevedra, pero todos los ayuntamientos del interior de la provincia sufren un éxodo de población hacia la costa y las grandes ciudades.

Son decenas de aldeas las abandonadas en Pontevedra en las últimas décadas, tanto a causa del envejecimiento de la población como por la emigración a otros municipios. Y esta situación comienza a hacer mella de forma notable en el rural, castigado por un declive demográfico que provoca que más del 21% de las 121 parroquias de los catorce municipios de Pontevedra y su entorno cuenten con menos de 200 vecinos.

La conocida como "Casa da Peste", en Cerdedo-Cotobade. Gustavo Santos

Galicia es líder en aldeas abandonadas en España y muchos municipios del interior de Pontevedra se han incorporado a este penoso ranking. Son aldeas como Vichocuntín, A Godela, o Arufe, en Cerdedo-Cotobade; o Fraga y Formigueiros, en A Lama, que han pasado de ser un centro de vida en vecindad a componer parajes fantasmagóricos.

Pero además de los pueblos que han caído en el absoluto abandono, en los municipios del área de Pontevedra hay hasta 26 parroquias que apenas superan el centenar de habitantes. La situación ha empeorado notablemente en la última década. Según los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE), en 2009 eran solo 17 territorios los que contaban con menos de 200 habitantes, el 14% del total. Desde entonces se han incorporado una decena de lugares a este negativo listado.

El fenómeno es especialmente notable en Cerdedo-Cotobade, donde once de sus veintiuna parroquias no llegan a los 200 habitantes. Son lugares como Parada, Corredoira, Caroi, Valongo, Rebordelo, Castro, Folgoso, Loureiro, Figueroa, Pedre y Tomonde. Estas tres últimas han entrado en el listado en esta década, tras perder en algunos casos hasta el 50 por ciento de su censo.

Ponte Caldelas cuenta con al menos cuatro territorios en esta situación, el doble que en 2009. Son los de Castro Barbudo, Forzáns, Anceu y Taboadelo, mientras que en A Lama son otros cuatro: Xende, Escuadra y los dos añadidos en los últimos años de Verducido y Gaxate.

Una casa abandonada en A Godela, en Cerdedo-Cotobade. Gustavo Santos

En Moraña tienen menos de 200 habitantes Cosoirado y Gargantáns y en Cuntis son otros tres: Cequeril, Couselo y Portela. Gargantáns, y Portela superaban hace diez años esa barrera. En Campo Lameiro están esta situación parroquias como Montes y Morillas.

Compartir el artículo

stats