Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Aercvy” o cómo invertir el tráfico rodado en alumbrado

Alumnos del IES Montecelo dan forma a un proyecto que aprovecha la energía cinética del movimiento en carretera

Parte de los alumnos participantes y Miguel Carballa junto al modelo de “Aercvy”. Rafa Vázquez

Solo el ingenio y las ganas de trabajar podrían encontrar algún tipo de beneficio en el tráfico rodado de una ciudad o de una vía de alta velocidad. Y eso es lo que han conseguido una treintena de alumnos del IES Montecelo de Pontevedra, que han creado “Aercvy”.

Se trata de un proyecto que es capaz de aprovechar la energía cinética residual de los vehículos cuando se encuentran en plena circulación.

Hay que recordar que la energía cinética se consigue durante la aceleración y que se mantiene mientras no se cambie la velocidad.

La idea es que este diseño, que ya tiene forma física y se encuentra en las instalaciones del propio instituto, sea útil a nivel social y no se quede solamente en una idea ni un trabajo de fin de curso.

“Presentamos el proyecto hace un año. Estuvimos dándole vueltas y comenzamos a construirlo en noviembre. En febrero estaba listo”

decoration

Detrás de este trabajo en equipo de 32 alumnos de dos cursos, de primero y segundo de F.P. de “Mantenimiento de vehículos”, se encuentra el profesor Miguel Carballa.

“Presentamos el proyecto hace un año. Estuvimos dándole vueltas y comenzamos a construirlo en noviembre. En febrero estaba listo”, explica a FARO.

“Puede ser útil para aprovechar esta energía cinética para el alumbrado público, semáforos... Eso sí, es necesario que se encuentre en una zona en la que se pueda alcanzar cierta velocidad. Un túnel de la autopista o una circunvalación podrían ser lugares óptimos para ubicarlo”, añade.

En principio el equipo no tiene constancia de que exista ningún otro proyecto similar en todo el mundo aunque en este campo suele ser muy difícil saberlo con exactitud.

Montaje de la reja de protección.

Para la construcción de “Aercvy”, el instituto contó con la colaboración de las empresas Indicaf (de mecanizados) e Inesla S.L. (de instalaciones eléctricas).

En el centro educativo se realizó el diseño y ensamblaje de todas las piezas del proyecto.

Antes de nada, se hizo el cálculo y dimensionó la forma de las aspas para alcanzar una mayor incidencia del aire al paso de un vehículo.

Tras este análisis, se optó por montar dos ejes por cada caja y situándolos sobre los rodamientos. Se mantuvo la distancia mínima exigida.

Después llegó el punto y forma de las aspas. Se comprobó el ajuste de las poleas y el equilibrio de giro.

"Un túnel de la autopista o una circunvalación podrían ser lugares óptimos para ubicarlo”

decoration

A continuación se colocó una reja de protección para evitar posibles daños del conjunto y se reforzó el armazón exterior.

La colocación de alternadores y la instalación eléctrica completaron el diseño, al que se puso la guinda final con placas fotovoltaicas capaces de complementarán la energía producida.

La rotulación exterior y el logo fueron propuestos por el alumnado del ciclo superior de Diseño y Gestión de Producción Gráfica.

El “Aercvy” se une a un largo listado de proyectos creados en este instituto pontevedrés. En plena pandemia del coronavirus acabaron de dar forma al “Aquamobil Adapt”, un triciclo anfibio eléctrico para personas con algún problema de movilidad.

Ambos nacieron para ser presentados a los premios FP Innova de la Xunta de Galicia, una feria anual que ya el COVID truncó en 2020.

Compartir el artículo

stats