Las unidades de críticos del Hospital de Montecelo, donde se sufrió lo peor de la tercera oleada del coronavirus con máximo histórico de pacientes ingresados, recupera prácticamente la normalidad. Según informó el Sergas, ayer permanecía un único paciente crítico en la UCI, desplomándose la presión hospitalaria a niveles de verano.

Con todo, en la última jornada se produjo un nuevo ingreso en planta. En total, son 18 los enfermos en unidades convencionales de hospitalización: 17 permanecen en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (CHOP) y otro más se encuentra en el Hospital do Salnés.

En relación a la curva de casos activos de coronavirus, esta descendió ayer hasta las 206 infecciones, nueve menos de las comunicadas el viernes. Por concellos, en Pontevedra las infecciones cayeron a 45 (-1), en Poio a 11 (-3) y en Marín se mantuvieron en 26.

Según se desprende del balance elaborado el sábado por Sanidade, la caída en el conjunto del área fue posible gracias a que las altas por curación superaron en número a los nuevos positivos, que siguen creciendo a un ritmo estable. Ayer se diagnosticaron nueve positivos, situándose la tasa de positividad en un 3,91% a siete días. Por otro lado, las recuperaciones aumentaron en 18. Desde el inicio de la pandemia, contagiaron en Pontevedra y O Salnés 12.714 vecinos: 12.347 se recuperaron de la enfermedad y 161 murieron a causa del COVID-19.